García Sánchez I

Beato de Fernando I y Doña Sancha. Los cuatro ángeles frenando los vientos
Nacionalidad: Navarra

Rey 925 - 970



Galería de obras


Comentario

Cuando García Sánchez I recibe la corona tras la muerte de Sancho Garcés tenía muy pocos años por lo que se impone un periodo de regencia. El encargado será en un primer momento su tío Jimeno, siendo sucedido después por la reina madre Toda, emparentada con el califa cordobés Abd al-Rahman III. La fortaleza de Toda se pone de manifiesto en los primeros momentos de su regencia, poniendo en marcha un calculado plan para reforzar la posición exterior del reino -a través de enlaces matrimoniales- y extender su influencia sobre las regiones circundantes. León, Alava, Aragón y Castilla serán sus principales objetivos. En este programa de alianzas se inscribe el matrimonio de García con Andregoto Galíndez, hija de Galindo Aznárez y heredera del condado aragonés. Con este enlace Navarra recuperaba las zonas de Bailo y San Juan de la Peña por el este mientras que por el sur alcanzaba el río Onsella. La reina Toda también aprovechó los enfrentamientos internos del reino de León en su propio beneficio. Los conflictos con el conde castellano Fernán González se deberán a cuestiones fronterizas en la zona alavesa. En cuanto a los asuntos internos destaca el fortalecimiento del poder monárquico gracias a la creación de un poderoso grupo nobiliario vinculado al rey a través de la fidelidad, los llamados barones. A cambio de servicios militares, los barones recibían la jurisdicción de un territorio cuya propiedad seguía siendo real. La repoblación en la zona de La Rioja será otro de los hitos de este reinado, contando con la estrecha colaboración de la Iglesia a través de los monasterios de San Millán de la Cogolla y San Martín de Albelda.

Páginas relacionadas