Sancho Garcés I

Beato de Gerona. Iglesia de Filadelfia y su ángel
Nacionalidad: Navarra

Rey 905 - 925



Galería de obras


Comentario

Aprovechando la avanzada edad de García Iñiguez la familia Jimena inició una meteórica escalada en la corte navarra bajo la dirección de García Jiménez. Los enlaces matrimoniales, perfectamente planteados por García Jiménez, dieron sus deseados frutos cuando en el año 905 -y tras una crisis sucesoria no muy bien conocida- un hijo suyo llamado Sancho Garcés sube al trono. Sancho contará con el apoyo de Alfonso III de León y el conde de Pallars mientras que en su contra estarán los Arista y los Banu Qasi, poderosos señores musulmanes de Aragón.
De esta manera se pone de manifiesto la alianza astur-navarra que traerá consigo la primera expansión del reino navarro al tiempo que se produce la consolidación de la monarquía. La zona riojana entre los valles de los ríos Najerilla e Iregua pasan a manos navarras entre los años 918 y 923, tomando las plazas fuertes de Calahorra, Nájera y Viguera. Alfonso III y Ordoño II colaboraron en esta expansión que fue facilitada por la vasquización de la población del territorio. Los astur-leoneses conseguían la creación de un estado tapón en oriente que facilitara la defensa de su reino ante los ataques cordobeses. En este contexto se produce una campaña enviada en 924 contra Pamplona que no tuvo consecuencias negativas para Asturias pero sí para Navarra. El sucesor de Sancho Garcés será García Sánchez I.

Páginas relacionadas