Abd al-Malik

Mezquita de Córdoba. Cúpula ante el mihrab
Nacionalidad: Al-Andalus
973 - 1008
Caudillo 1002 - 1008



Galería de obras


Comentario

En el año 991 Almanzor designaba a su hijo Abd al-Malik como sucesor en el cargo de chambelán. Tenía 18 años y se inició directamente en la política de manera que a la muerte de su padre, en el año 1002, se convirtió en el verdadero dueño de la situación, manejando los destinos de al-Andalus y dejando al margen al califa Hisam II. Abd al-Malik continuó la política de su padre con respecto a los reinos cristianos del norte, realizando habituales campañas que ahora encontraban mayores resistencias. En estos momentos el chambelán tuvo que sofocar una revuelta dirigida por los "saqalibah", fieles al califa, que trataron de derribarlo. Abd al-Malik salió victorioso. Estaba claro que para mantener el liderato había que recurrir a una constante actividad militar y Abd al-Malik forzó la máquina de guerra para conseguir importantes victorias. En el año 1007 y gracias a una de éstas recibía el título de "al-Muzaffar" -el Victorioso o el Vencedor-. No pudo disfrutar mucho de su título ya que al año siguiente fallecía en extrañas circunstancias, especulándose sobre un posible envenenamiento a manos de su hermano Sanchuelo, quien se convertirá en su sucesor.

Páginas relacionadas