Egica

Beato de Valcavado. La mujer y el dragón
Nacionalidad: Hispania

Rey 687 - 702



Galería de obras


Comentario

Antes de fallecer Ervigio designó sucesor a su yerno Egica, casado con su hija Cixilo. Al poco tiempo de ser coronado Egica sufrió una rebelión encabezada por el obispo de Toledo, Sisiberto, y la reina viuda Liuvigoto. La conjura sería descubierta, siendo el obispo exiliado, excomulgado y privado de sus bienes, recibiendo el mismo castigo los demás religiosos implicados. Para asegurarse la fidelidad de nobles y eclesiásticos Egica impuso una ley por la que serían declarados reos de alta traición aquellos que quebrantaran el juramento de fidelidad. Solventados los problemas producto de la rebelión se celebró un concilio que tuvo como eje el tema judío, siendo sus bienes confiscados, dispersos por las tierras de Hispania y reducidos a la servidumbre. La razón de la dureza de estas medidas había que buscarla en el convencimiento de un complot judaico para hacerse con el trono. También en ese concilio se aseguró la protección para la familia real con el fin de evitar nuevas conjuras. Siguiendo la tradición, Ervigio asoció a su hijo Witiza al trono.

Páginas relacionadas