Mahoma. Abu l-Qasim Muhammad Ibn Abd Al-lah ibn Abd al-Muttalib Ibn Hasim

Mahoma entre Fátima y Alí
Nacionalidad: Islam
La Meca 570 h. - Medina 632
Profeta



Galería de obras


Comentario

Apenas existen fuentes que nos informen sobre los primeros años de la vida de Mahoma. Escasamente en el Corán y la Sira podemos encontrar referencias a su vida. Mahoma era miembro de la poderosa tribu de los Quraysies aunque la tradición lo presenta como un hombre pobre. A los seis años quedaba huérfano por lo que primero sería educado por su abuelo Abd all-Muttalib y después por su tío paterno Abu Talib. Entró a formar parte del próspero negocio caravanero en la casa de Jadiya, alcanzando el cargo de administrador. La situación de Mahoma cambió cuando contrajo matrimonio con la propia Jadiya, viuda de unos 15 años más que el propio Mahoma, ascendiendo en la escala social y económica.
Sería hacia los cuarenta años cuando Mahoma empezó a tener las primeras revelaciones constituidas por visiones y audiciones. Gracias a estas revelaciones configuró una doctrina religiosa que extendió entre las personas de su círculo con bastante éxito. Su esposa Jadiya, su sobrino Ali, su hijo adoptivo Zayd o Utman y Abu Bark -futuros califas- siguieron sus revelaciones pero pronto fue perseguido por los ciudadanos y los dirigentes de La Meca. La nueva religión provocaría un cambio en las estructuras políticas y económicas de la ciudad por lo que Mahoma empezó a ser considerado como un enemigo público. Sus planteamientos religiosos se extendieron gracias a su incipiente apostolado, llegando a aldeas cercanas. El peligro que suponía Mahoma en la Meca motivó su marcha a Medina, episodio conocido como la "hegira", momento que el calendario musulmán considera el inicio (622 de la era cristiana).
A su llegada a Medina se estableció un incipiente estado musulmán alejado del derecho árabe y absolutamente teocrático. Desde ese momento el propósito de Mahoma será extender la nueva religión, planteando la Guerra Santa (Yihad) como vehículo de expansión. La Meca se convertirá en el principal objetivo de las campañas militares, en un primer momento escaramuzas que se convirtieron en importantes victorias militares como la del foso (627). Mahoma y sus partidarios suponían cada vez un mayor peligro para la aristocracia de La Meca por lo que se planteó el pacto de Hudaybiya (628) por el que el profeta conseguía importantes ventajas. Será en el año 630 cuando La Meca caiga en manos islámicas de manera pacífica.
Tras una importante victoria sobre los beligerantes beduinos de la región, Mahoma regresaba a Medina desde donde continuó con su misión reveladora, atrayendo a nuevos grupos de beduinos, bien por las armas o por la convicción. Dos años bastarían para controlar la península Arábiga antes de fallecer en Medina en el año 632.

Páginas relacionadas