Luis el Germánico. Luis

Libro de Durrow. Decoración
Nacionalidad: Baviera y Germania
- 876
Rey 840 - 876



Galería de obras


Comentario

El reino de Baviera era transmitido a Luis por su padre, el emperador Ludovico Pío, en el Acta del año 817 donde se establecía la sucesión imperial. Es cierto que Luis era aún un adolescente -tenía once o doce años- pero su participación política será importante desde este momento. Sus hermanos Lotario y Pipino recibirían Italia y Aquitania, respectivamente, siendo Lotario designado emperador.
El segundo matrimonio de su padre con la bella Judith de Baviera motivó la rebelión de Lotario y la alianza de Ludovico con sus dos hijos: Luis y Pipino. El emperador repartía sus territorios en tres lotes iguales entre los tres hijos en quienes confiaba: Luis, Pipino y Carlos el Calvo. Luis recibía Baviera, Austrasia, Turingia, Sajonia, Frisia, Flandes, Brabante, Hainaut y el extremo septentrional de Neustria. La toma de posesión de estos territorios se haría efectiva a la muerte del emperador.
Sin embargo, la rebelión no tardó en estallar. En 833 Lotario, Pipino y Luis se sublevaban contra su padre, obteniendo la renuncia de éste a favor de Lotario que sería nombrado emperador. La desavenencia entre los tres hermanos no tardó en llegar y Luis y Pipino abandonaron al primogénito y se retiraron a sus dominios. Ludovico Pío restauraba su poder gracias al apoyo de sus dos hijos.
Las últimas disposiciones sucesorias de Ludovico Pío motivaron el enfado de Luis, quien inició conversaciones secretas con Lotario. El emperador exigió a Luis que se retirara a sus territorios de Baviera lo que motivó el estallido de la guerra entre padre e hijo. La muerte de Ludovico (840) provocaría un nuevo reparto del Imperio entre Carlos y Lotario, quedando Luis sólo con Baviera, pero éste no renunciaba a la expansión territorial.
El enfrentamiento entre Carlos, Luis y Lotario no se hizo esperar. Carlos y Luis se acercaron ante el poder que alcanzaba su hermano y el enfrentamiento tuvo lugar en las cercanías de Auxerre, el 25 de junio de 841. Los aliados vencieron pero Lotario no se consideró derrotado y volvió a la carga motivando que entre Luis y Carlos alcanzaran los Juramentos de Estrasburgo en los cuales se establecieron fidelidad mutua.
El siguiente paso sería el Tratado de Verdún (agosto de 843) por el que los territorios que comprendía el Imperio eran repartidos en tres zonas, consideradas equivalentes. Luis recibía los países germánicos junto a los condados de Espira, Worms y Maguncia, el país de los alamanes y Recia. Francia quedaba para Carlos y Lotaringia e Italia para Lotario. La Iglesia quedaba como salvaguarda de la "unidad del pueblo cristiano", siendo depositaria de la autoridad imperial.
La muerte del rey de Lotaringia Lotario II en el año 869 trajo consigo un nuevo enfrentamiento entre los miembros de la familia carolingia. Luis II recibió el apoyo de su tío Luis el Germánico ante Carlos el Calvo, solucionando los problemas de manera eventual hasta la muerte del propio Luis II que dejaba el título imperial descabezado. Carlos será nombrado emperador provocando una guerra abierta con su hermano Luis tanto en Italia como en Francia. Luis se retiraba a sus estados donde fallecía en el año 876.

Páginas relacionadas