Pipino de Aquitania. Pipino

Busto de Carlomagno
Nacionalidad: Aquitania
- 838
Rey



Galería de obras


Comentario

Pipino recibía ya desde el año 814 la delegación del reino de Aquitania por parte de su padre Ludovico Pío. Gracias al Acta del año 817 por el que Ludovico restablece la sucesión imperial Pipino, conservaba la corona, gobernando bajo la dirección imperial. Al fallecer su padre recibiría la Gascuña, Tolosa, Carcassone y los condados de Autun, Avallon y Nevers. A pesar de su corta edad, Pipino ya se iniciaba en las tareas de gobierno.
En el año 827 participó como comandante en jefe de las tropas que se dirigieron a la Marca Hispánica donde Abd al-Rahman II había atacado. La situación se complicó por la tardanza de la llegada de las tropas, bajo el mando efectivo de los condes Hugo y Matfrido, lo que motivó el revuelo en la corte de Aquisgrán.
Pipino también participó en la rebelión del año 830 que, liderada por su hermano Lotario, intentó eliminar del poder al emperador Ludovico. Luis de Baviera también participó en este golpe de Estado que acabó con la reacción del año siguiente, cuando Ludovico recupera el poder. El siguiente paso del emperador será distribuir el territorio imperial en tres lotes iguales entre los tres hijos en quien confiaba: Carlos el Calvo, Luis y Pipino.
La llama de la rebeldía volvió a encenderse en Aquitania dos años después. Pipino recibió el apoyo de su hermano Luis mientras Ludovico intenta acabar con esta conjura. Ludovico reacciona contra su hijo y lo envía prisionero a Tréveris (septiembre de 832), sustituyéndolo en el trono por Carlos. Pipino se escapa y se pone en contacto con Lotario y Luis, preparando con sumo cuidado una nueva rebelión, reuniéndose los tres hermanos en Alsacia. Los dos ejércitos establecieron contacto en las cercanías de Colmar pero no llegaron la enfrentamiento al solicitar el emperador la protección de sus hijos. Este acto supuso el nombramiento de Lotario como emperador, lo que motivó la desavenencia entre los hermanos. Pipino regresó a Aquitania y al año siguiente Ludovico recuperaba la corona imperial gracias a la ayuda de Pipino y Luis.
Estos enfrentamientos fraternales minaron la salud de Pipino, quien fallecía víctima de la enfermedad en diciembre del año 838. La herencia imperial será distribuida entre Carlos y Lotario ya que Luis está en esos momentos en rebeldía.

Páginas relacionadas