Tristan Tzara. Samy Rosenstock

Autorretrato desdoblándose en tres
Nacionalidad: Hungría
Moinnestí, Rumanía 1896 - París 1963
Escritor
Dadá


Galería de obras


Comentario

Bajo el seudónimo de Tristan Tzara, se oculta la figura del escritor dadaísta y surrealista Samy Rosenstock. En 1916 funda en Zurich el movimiento dadaísta, cuyas ideas principales estaban destinadas a la oposición de los valores tradicionales de la cultura que habían llevado al conflicto internacional. Como miembro dadaísta, fue el autor de la famosa frase que intentaba explicar el término del movimiento: "Dadá no significa nada".
A estos momentos pertenecen las obras de "La primera aventura celeste del señor Antipirina" (1916) y "Veinticinco poemas" (1918). En este último año publica el "Primer manifiesto dadá" y se traslada a París, donde colabora con el grupo de la revista "Littérature" al lado de Breton, Éluard, Soupault y Aragon. A los pocos años, en 1924, escribe los "Siete manifiestos dadá".
Dentro de otro movimiento de primer orden, el surrealismo, y a pesar de su pronto distanciamiento, Tzara realiza unas composiciones en las que destaca la experimentación verbal y la destrucción de la sociedad. "Sobre nuestros pájaros" (1929), "El hombre aproximado" (1931), "Dónde beben los lobos" (1933) y "Mediodías ganados" (1939) son ejemplos de ese nuevo giro.
Sus ideas políticas pasan, a mediados de los años 30, hacia posturas marxistas y durante la Segunda Guerra Mundial se encuentra en el bando de la resistencia. Durante la guerra civil española asistió al Congreso de Intelectuales celebrado en Valencia en 1937. Diez años más tarde, recopila una serie de conferencias sobre el surrealismo que titula "El surrealismo y la posguerra". En esos momentos, sus contenidos estéticos sobre la vanguardia o el nihilismo giran en pro de valores éticos con un lenguaje más moderado. Así podemos citar "En el ínterin" (1946), "La huida" (1947), "El fruto permitido" (1947) o "La rosa y el perro" (1958).

Páginas relacionadas