Trajano. Marco Ulpio Trajano

Trajano
Nacionalidad: Roma
Itálica 53 - Selinonte 117
Emperador 98 - 117



Galería de obras


Comentario

Uno de los gobiernos más brillantes y largos del período imperial se vive con Marco Ulpio Trajano, primer ciudadano romano de origen provincial que accedió al trono imperial. Pronto destacó en la carrera militar tanto en Germania como en Oriente, recibiendo el nombramiento de cónsul en el año 91 y lugarteniente de Germania Superior. Nerva le tomó como hijo adoptivo en el año 98 y le nombró césar, asociándole a las tareas de gobierno. De esta manera el anciano Nerva solucionaba sus tensas relaciones con el ejército. Cuando Nerva murió, Trajano estaba en la frontera renana y allí permaneció durante un año y medio para consolidar esta posición defensiva. Roma le abrió sus puertas en el verano del año 99, poniendo en marcha un programa político caracterizado por la firmeza y la benevolencia. Renovó el Senado al nombrar senadores procedentes de las provincias orientales y fue eliminando numerosas tareas que fueron conferidas a la burocracia. Controlaba todas las iniciativas no sólo de carácter estatal sino también provincial y favoreció la asistencia estatal entregando regulares subsidios las familias pobres. Los senadores fueron obligados a comprar tierras en Italia con el fin de introducir nuevos capitales en la economía agraria. Llevó a cabo un intenso programa de infraestructuras tanto para el desplazamiento de las tropas como para el comercio, que se vio favorecido. Puentes, calzadas y canales fueron construidos.
La política exterior estuvo enfocada hacia la conquista. Los dacios liderados por Decébalo fueron su primer objetivo, consiguiendo ocupar el territorio en el año 106, tras cinco años de duras luchas. De esta manera, Dacia se convertía en provincia romana y la zona del mar Negro quedaba bajo su influencia. La campaña está narrada en los relieves de la famosa Columna de Trajano que se puede contemplar en Roma. También se conquistó el reino nabateo de Arabia noroccidental, Armenia se convertía en provincia romana y se invadió Mesopotamia. Cuando Trajano se disponía a atacar el corazón del reino de los partos, se produjo una grave rebelión en Mesopotamia, Palestina, Chipre, Egipto y Cirenaica. El emperador tuvo que cambiar sus planes de conquista hacia la India y acabar con los focos de rebelión, a excepción de Palestina que finalizó en época de Adriano. Un ataque de parálisis le provocó la muerte en Cilicia cuando era transportado a Roma.

Páginas relacionadas