Sila. Lucio Cornelio Sila

Sila
Nacionalidad: Roma
138 a.C. - 78 a.C.
Dictador



Galería de obras


Comentario

Lucio Cornelio Sila era miembro de la pequeña aristocracia. Su juventud transcurrió de manera disoluta, sin prestar atención a las armas o las leyes. Fue mantenido por una prostituta griega hasta su nombramiento como cuestor en el ejército de Numidia que puso fin a la guerra de Yugurta. Sila fue el promotor de que Bocco entregara al rey numida a los romanos. Se interesó por la guerra y participó en las campañas de Mario contra los cimbrios y teutones, obteniendo importantes victorias. En el año 99 regresa a Roma para pasar una temporada de vida ociosa, conviviendo con prostitutas, gladiadores, poetas y actores. En 94 fue elegido edil y al año siguiente pretor, participando en la guerra contra Mitrídates. El botín conseguido fue inmenso tanto par él como para Roma.
En el año 88 se presentó al consulado, obtenido al parecer gracias al apoyo conseguido por las mujeres tras su cuarto matrimonio con Cecilia Metela, emparentándose con una de las más importantes familias de Roma. Al intentar invalidar su nombramiento, Sila reunió al ejército y dirigió las tropas sobre Roma, obteniendo la victoria sobre el ejército reunido por Mario, quien huyó. Sila se hizo con el poder recibiendo el apoyo expreso del Senado. Después se hizo nombrar procónsul y partió con sus tropas para Oriente.
En Roma estalló una guerra entre los aristócratas y los demócratas. La guerra social se convertía en guerra civil. Mario regresó de su exilio en Africa y reclutó un ejército de seis mil hombres que se dirigieron a Roma, donde consumaron una auténtica matanza. Las cabezas de los senadores fueron paseadas por la ciudad. Sila había sido depuesto y sus posesiones confiscadas.
Mientras, Sila ponía sitio a Atenas que era tomada por sorpresa. La ciudad fue saqueada y el ejército se dirigió a luchar contra Mitrídates. Sila obtuvo la victoria en el momento que el enviado desde Roma para combatir con él, Valerio Flaco, se puso bajo sus órdenes. Tras ocupar Grecia regresó a Roma donde había estallado la lucha entre populares y aristócratas. Numerosos miembros de la aristocracia se unieron a Sila enfrentándose a los populares dirigidos por Mario el Joven. Sila obtuvo la victoria en la batalla de Puerta Colina, una de las más sangrientas de la historia de Roma. Corría el mes de enero del año 81y Sila entró triunfalmente en Roma con las cabezas de sus más importantes enemigos. El terror se adueñó de nuevo de Roma, dirigido ahora por los aristócratas y encaminado a acabar con los populares. Sila era nombrado dictador, gobernando de manera autocrática durante dos años, concediendo derechos de ciudadanía a galos e hispanos y distribuyendo tierras entre los veteranos. El Senado vio como todos los privilegios anteriores a los Gracos le eran restituidos al tiempo que el ejército era licenciado. En el año 79 a.C. se retiró de la vida pública tras el matrimonio con la bella Valeria, joven de 25 años.

Páginas relacionadas