Diocleciano. Cayo Valerio Aurelio Diocleciano

Diocleciano
Nacionalidad: Roma
Iliria 243 - Salona 313
Emperador 284 - 305



Galería de obras


Comentario

Cayo Valerio Aurelio Diocleciano era hijo de un liberto originario de Iliria. Se enroló en el ejército donde desarrolló una extraordinaria carrera con los emperadores Aureliano y Probo. A la muerte de Numeriano por orden de Apro, Diocleciano desenmascaró al usurpador y le asesinó. Las tropas le elegían emperador el 17 de noviembre del año 284, en la ciudad asiática de Nicomedia. La primera maniobra de Diocleciano sería luchar contra Carino, proclamado emperador de occidente. El encuentro tuvo lugar en Mesia donde Diocleciano obtuvo la victoria a pesar de contar con un ejército más débil. De esta manera se convertía en el único dueño del Imperio.
Desde ese momento pondría en marcha uno de los programas reformadores más importante de la historia romana, consiguiendo la restauración del Imperio. Reprimió definitivamente el movimiento revolucionario del siglo III al transformar el Estado en una monarquía absolutista basada en la esclavitud, en la burocracia y el ejército, tomando como referencia las monarquías orientales, instalando la capital en Nicomedia. Permitió la recuperación de la agricultura, el comercio y la artesanía; puso en marcha una necesaria reforma administrativa, dividiendo el Imperio en provincias que se reunían en diócesis; realizó la reforma militar e importantes cambios fiscales y monetarios; revitalizó la antigua religión romana y llevó a cabo la más dura persecución de los cristianos realizada hasta el momento.
Pero la gran aportación de Diocleciano será la instauración de la tetrarquía al dividir el Imperio en cuatro partes dirigidas por dos augustos y dos césares. Diocleciano quedó con el gobierno de Tracia, Asia y Egipto; Galerio de la península balcánica, excepto Tracia; Maximiano, de Italia, Hispania y Africa, y Constancio Cloro de Galia y Britania. Cada augusto debía renunciar al poder a los 20 años para cederlo al césar quien ocuparía el cargo de augusto y nombraría un nuevo césar. De esta manera se garantizaba el orden de sucesión y se eliminaban las usurpaciones. Por lo tanto, el 1 de mayo del año 305 los augustos Diocleciano y Maximiano dimitían y se dedicaban a la vida privada. Diocleciano se estableció en su villa privada de Salona en la Dalmacia, rechazando las invitaciones de Maximiano para intervenir en la grave crisis manifestada tras su retirada .

Páginas relacionadas