Pisistrato

Anfora de Dípylon
Nacionalidad: Atenas
600 a.C. - 527 a.C.
Tirano



Galería de obras


Comentario

El gobierno de Pisístrato supondrá para Atenas su primer momento de esplendor. Miembro de una familia aristocrática cercana a Solón, participó en la guerra contra Megara, dirigiendo el ejército ateniense como "polemarco". Su victoria motivó la recuperación de Salamina y del puerto de Nisea. Con esta acción consiguió un considerable prestigio en Atenas.
Paulatinamente Pisístrato fue incrementando su guardia personal, dando un golpe de Estado al tomar la Acrópolis. Pisístrato se convertía así en tirano. Sus enemigos, entre los que contaban Megacles y Licurgo, reaccionaron y le expulsaron de la ciudad. Durante unos años estuvo viajando para aumentar su fortuna y sus partidarios, regresando a Atenas en 546 para recuperar el poder, ahora sin resistencia.
La huida de buena parte de los nobles le permitió distribuir sus tierras entre sus partidarios más pobres, continuando con la política reformista de Solón. Impulsó el desarrollo de la minería con el descubrimiento de las minas de plata de Laurión, lo que le permitió poner en marcha un amplio programa de infraestructuras. Los intercambios fueron incentivados, poniendo en marcha las bases del futuro imperio al desarrollar una interesante política de protectorados y de colonización. La agricultura también se vio favorecida por las aportaciones estatales, especialmente el olivo, lo que permitió exportar aceite. La cultura experimentó un fuerte desarrollo.
A Pisístrato le sucedieron su hijos Hipias e Hiparco sin muchas dificultades, compartiendo ambos el poder.

Páginas relacionadas