Edipo

Estela funeraria. Orfeo despidiéndose de Eurídice
Nacionalidad: Tebas

Rey mitológico



Galería de obras


Comentario

El oráculo de Delfos había vaticinado que Layo, el rey de Tebas, moriría a manos de su hijo. Cuando la esposa de Layo, Yocasta, dio a luz, Layo ató al pequeño y le abandonó en una montaña solitaria y abandonada. Transcurrido el tiempo Layo fue asesinado en un cruce de caminos por unos ladrones, según narró el único de los acompañantes que sobrevivió al ataque.
La delicada situación que vivía Tebas evitó que el asunto se solucionara rápidamente. La ciudad estaba amenazada por la Esfinge, un terrible monstruo que proponía a los viajeros un enigma que ninguno podía resolver por lo que eran devorados por el horrible ser. Edipo llegó a Tebas procedente de Corinto donde había sido criado por Pólibo, rey de esa ciudad. El oráculo de Delfos había declarado que el destino de Edipo era matar a su padre y casarse con su madre, por lo que había decidido abandonar Corinto para evitar el destino. Al llegar a Tebas se enfrentó a la pregunta de la Esfinge: "¿Qué animal tiene cuatro pies por la mañana, dos a mediodía y tres por la noche?". Edipo respondió que el hombre, acertando la respuesta. La Esfinge se dio muerte y Tebas otorgó a Edipo la corona de la ciudad, casándose con Yocasta, la viuda de Layo, siendo felices. Parecía que el destino había sido vencido pero cuando Edipo intentó descubrir al asesino de Layo encontró la respuesta a todos los enigmas: Edipo había asesinado a su padre en un cruce de caminos sin conocer su identidad. Un viejo pastor había recogido al niño abandonado que fue entregado al rey de Corinto. Cuando Yocasta se enteró de la noticia se ahorcó y Edipo se sacó los ojos.

Páginas relacionadas