Tukultininurta I

Soldado asirio obligando a huir a un jinete enemigo
Nacionalidad: Asiria

Rey 1244 a.C. - 1208 a.C.



Galería de obras


Comentario

En 1244 a.C. accede Tukultininurta al trono de Asiria. Inmediatamente continuará los pasos de sus antecesores, Adadnirari I y Salmanasar I, a la hora de extender sus dominios. La zona del Zagros será rápidamente ocupada, sometiendo a los pueblos rebeldes a base de terribles campañas e imponiéndoles un fuerte tributo. El alto Tigris será el siguiente paso, luchando contra una coalición encabezada por el rey de Alzi que será derrotada, destruyendo unas 180 plazas fuertes. Una nueva coalición de principados se enfrentó a Tukultininurta, corriendo la misma suerte que la anterior. Tanto la zona del Zagros como el alto Tigris no sufrirán una ocupación asiria definitiva, sino que Tukultininurta se contentará con recibir un potente tributo y las correspondientes requisaciones.
En las orillas del Éufrates se produjo un pequeño enfrentamiento con tropas hititas que se saldó con la captura de varios prisioneros, provocando la protesta de Tudhaliya IV y una encendida tensión diplomática entre ambas cortes. Sin embargo, esta tensión no evitó que Tukultininurta tomara la zona montañosa que aseguraba las rutas hacia la meseta irania.
Nuevos focos de conflicto surgen en el horizonte. Las hostilidades son inauguradas por el rey de Babilonia que ocupó Rapiqu y Arrapha. Tukultininurta reaccionó con rapidez y llego a territorio babilonio, derrotando a los rebeldes. Babilonia sirvió de cabeza de puente para tomar Mari, Hana y buena parte de las tierras arameas, desde donde se dirigió a Transtrigrina para ocupar toda esta parte del Zagros. Estos éxitos provocaron que Tukultininurta erigiera una nueva capital junto a Assur, Kar-Tukulti-Ninurta.
El triunfo fue bastante efímero ya que pronto los cassitas empezaron la resistencia mientras que los elamitas conseguían saquear Nippur, Isin y Der. Incluso Babilonia caía en manos enemigas. Estos hechos provocaron un aumento de tensión en Asiria, agotada de tanto esfuerzo militar y cansada de soportar al despótico Tukultininurta. Su propio hijo, Assur-nasir-apli, le asesinó y la lucha por el poder se inició, alcanzándolo otro hijo llamado Assur-nadin-apli, cuyo reinado durará tres años. Asiria se dividirá en principados rivales, algunos de los cuales contarán con la protección de Babilonia. En poco tiempo la situación sufre un giro radical.

Páginas relacionadas