Telepinu

Palacio real de Büyükkale en Hattusa
Nacionalidad: Hatti

Rey 1525 a.C. - 1500 a.C.



Galería de obras


Comentario

Tras el asesinato de Mursil se observa un repliegue de la hegemonía hitita en Anatolia al ser derrotadas sus tropas en varias ocasiones al mismo tiempo que se sucedían las revueltas internas y los complots en la corte y los asesinatos. Fruto de un complot accede al trono Telepinu ya que su cuñado, un tal Huzziya, quiso acabar con él y su esposa, Istapariya, pero Telepinu reaccionó y envió a Huzziya al destierro. Desde ese momento Telepinu se preocupará por restablecer el orden en el reino, tanto en el aspecto interior -continuos intentos de golpes de Estad - como exterior -rebeliones secesionistas de las zonas fronterizas alentadas por los enemigos externos, especialmente los hurritas-. Las primeras campañas se dirigen al Anti-Tauro con el fin de luchar contra los hurritas. Los enfrentamientos se saldan con la firma de un tratado con el rey Isputahsu de Kizzuwatna.
Los complots para derrocar al monarca se sucedían sin éxito y Telepinu mantenía su política de clemencia, exiliando a los participantes. Para evitar nuevas tentativas de alcanzar el poder por la fuerza redactó una ley de sucesión en la que se excluía a la nobleza de la sucesión, estableciéndose los derechos sucesorios en el príncipe que naciera de una mujer de primera o segunda línea, continuando por el marido de una hija de primera línea. El príncipe debía ser presentado a la asamblea de ciudadanos y de altos mandatarios y proclamado por ésta, de la misma manera que había hecho Hattusil con Mursil. Al fallecer el hijo de Telepinu, Ammuna, antes que él su sucesor fue un tal Alluwamna, posiblemente su yerno. El periodo que sigue es el menos conocido de la historia hitita.

Páginas relacionadas