Piankhi

Anubis protegiendo los restos del difunto
Nacionalidad: Egipto

Faraón 751 a.C. - 716 a.C.



Galería de obras


Comentario

Durante el reinado de Sheshonq I una parte del clero tebano se exilió a Sudán, fundando una teocracia con capital en Napata. Hacia el 751 a. C. accede al trono de Napata un rey llamado Piânki que se lanza a la conquista de Egipto por motivos hasta ahora desconocidos. Hacia el 730 a. C. se produce la ocupación del Alto Egipto y la toma de Tebas.
En el Delta, el príncipe de Sais llamado Tefnakht aprovecha la descomposición de la autoridad monárquica y la debilidad de los reyezuelos que controlaban sus pequeños nomos para reunificar Egipto, haciéndose con el poder en la zona del Delta y enviando una expedición al Egipto Medio. Piankhi y Tefnakht se verán las caras en la lucha por el control de este territorio.
Cuando Piânkhi recibió la noticia de la toma de Heracleópolis decidió tomar cartas en el asunto y oponerse al avance de Tefnakht. En el Nilo se produjo una batalla naval que terminó con la victoria de Piânkhi. La huida de los ejércitos del norte provocó la persecución de Piânkhi, sitiando y tomando Hermópolis. En su avance todos los reyezuelos se rendían al vencedor quien llegó a los muros de Menfis, tomando la ciudad. A pesar de los triunfos, Tefnakhat aún no había sido sometido, refugiándose en la zona de los pantanos. Desde allí envió su rendición a Piânkhi, convertido en el único dueño de Egipto, desde el Mediterráneo hasta la cuarta catarata. El gran error de Piânkhi fue regresar a Napata tras finalizar su conquista. Los reyezuelos volvieron a recuperar su poder y Egipto recuperó su fragilidad característica.

Páginas relacionadas