Amenofis II

Templo de Amón en Luxor (Tebas)
Nacionalidad: Egipto

Faraón 1450 a.C. - 1425 a.C.



Galería de obras


Comentario

Un año antes de fallecer, Tutmosis III asoció a su hijo Amenofis al trono para evitar conflictos sucesorios como el que él había vivido con su tía Hatshepsut. Cuando Amenofis II alcanzó la corona blanca del Alto Egipto y la corona roja del Bajo Egipto continuó la política de su padre, alcanzando una prosperidad y felicidad difícilmente superable en reinados posteriores. Buena prueba de ello son los numerosos monumentos levantados en los casi veinticinco años de reinado.
La política exterior viene determinada por el mantenimiento del orden en Asia. Aprovechando la muerte de Tutmosis III los príncipes asiáticos se rebelaron contra el nuevo faraón. La energía y el valor atlético de Amenofis II sirvieron para poner rápidamente punto final a la revuelta. En el séptimo año de su reinado se repite el conflicto. Tuvo su origen en Siria y la ciudad de Shemesh-Edom fue destruida por Amenofis como represalia. Tras un recorrido por la zona pacificando el país, el faraón regresó a Menfis con "550 nobles sirios y 240 de sus mujeres, 640 cananeos, 232 príncipes, 323 princesas y 270 mujeres" según nos cuentan los textos. Pero la paz sólo duró dos años ya que estalló una nueva revuelta que fue sofocada de nuevo por Amenofis con valor. La región de Siria era sometida y siete príncipes sirios colgados en Tebas. De esta manera Amenofis consiguió el respeto de sus vecinos, llegando a Egipto príncipes mitanios cargando sobre sus hombros los pesados tributos con los que honrar al faraón.
Tras el fallecimiento de Amenofis II será su hijo Tutmosis IV quien le suceda.

Páginas relacionadas