Vifredo II Borrell

Monasterio de Sant Cugat (Sant Cugat del Vallés, Barcelona). Claustro
Nacionalidad:
874 - Barcelona 912
Conde de Barcelona 897 - 912



Galería de obras


Comentario

Al recoger de su padre Vifredo I el Velloso el título condal, quedaba inaugurada la tradición de trasmisión hereditaria. Esto suponía una innovación respecto a las costumbres francas, que utilizaban el sistema de elección para acceder al trono. Durante su mandato siguió la misma línea política de su padre. Cuando al fin, en 898, arrebató Barcelona a los sarracenos, inició una gran labor de restauración de la ciudad. Trató de mejorar su sistema defensivo para prevenir nuevas incursiones musulmanas.
Vifredo II ordenó la reconstrucción del monasterio de San Pablo del Campo e impulsó el monasterio de San Cugat del Vallés, aportando una considerable cantidad económica. A través de sus desposorios con Garsienda se unió a una influyente familia del Rosellón. De este modo, incrementaba la extensión de sus territorios. Aunque a la muerte del monarca franco Eudes I, Carlos el Simple trató de recuperar el control sobre los condados catalanes. Pero la realidad era bien distinta y los condes catalanes habían acumulado tal poder que incluso tenían derecho a acuñar su propia moneda. Esta situación ponía de manifiesto la debilidad del poder franco sobre la Marca hispánica. En el concilio de Barcelona del año 906, Vifredo se autoproclamó príncipe, quedando así sus hermanos bajo su autoridad. Debido a su temprano fallecimiento, Vifredo II murió sin descendencia masculina. Legó su riqueza al monasterio de Ripoll y la iglesia de Vic. Su lugar en el trono fue ocupado por Suñer.

Páginas relacionadas