Catalina de Aragón

La Alhambra (Granada). Detalle constructivo
Nacionalidad: Inglaterra
Toledo 1483 - Kimbolton (Inglaterra) 1536
Reina de Inglaterra 1509 - 1536



Galería de obras


Comentario

Su educación discurre en Granada, bajo los consejos de Doña Aldonza de la Vega. Los frailes Diego de Deza y Hernando de Talavera fueron dos figuras esenciales para su desarrollo intelectual. A comienzos del siglo XVI y por expreso deseo de sus padres, los Reyes Católicos, se comienzan los preparativos para su boda. Debido a las desavenencias que los monarcas mantenían con Francia, los monarcas españoles escogieron al hijo de Enrique VII de Inglaterra -el príncipe Arturo- como futuro esposo su hija. Desde este momento comenzaron las gestiones para celebrar el enlace entre Catalina y el príncipe de Gales Arturo, acuerdo que contenía cláusulas económicas y políticas. Una de las condiciones establecía que jamás se produciría una unión política entre España e Inglaterra. El 2 de octubre de 1502 tuvo lugar la celebración del matrimonio en la abadía de Westminster, si bien seis meses después moría repentinamente el príncipe Arturo. Rápidamente, comenzaron los preparativos para que Catalina se casara con Enrique Tudor, que en breve sería coronado como Enrique VIII. La boda se celebró en 1503 y seis años después accedió al trono. Debido a la disparidad de caracteres ambos mantenían vidas separadas, pero no se presentaron problemas hasta 1522. En esta fecha se produce el primer encuentro entre el rey y Ana Bolena. Por otra parte, Catalina todavía no había concebido ningún hijo varón y de las cinco hijas que había tenido sólo María Tudor estaba viva. La popularidad de que gozaba la reina y la protección de Lord Thomas Wolsey le permitieron aguantar la situación. Sin embargo, tras la muerte de Wolsey los nobles se pusieron en su contra y apoyaron a Enrique VIII en su proyecto de conseguir el divorcio. La edad de la reina y su incapacidad para tener descendencia masculina fueron las dos razones alegadas por el monarca para conseguir su objetivo. Por su parte, la Santa Sede se apoyó en el parentesco existente para conceder la nulidad. El 29 de mayo de 1529 se presentó por primera vez esta solicitud ante una tribunal. De los participantes en el proceso, Catalina recibió el apoyo de Tomás Moro. Enrique no se rindió en su empeño de conseguir el divorcio y acudió a las más altas instancias para descubrir de qué modo podía lograr su objetivo. Casi todas las instituciones a las que consultó se pusieron a su favor. Sin embargo, el papado estaba prácticamente bajo el control de Carlos V, sobrino de Catalina. Toda esta cuestión desembocó en el cisma de la iglesia anglicana con Roma, por el que Enrique se autoproclamó jefe supremo de la Iglesia de Inglaterra. Tomás Moro quiso dimitir pero antes fue ejecutado. En 1533, Enrique logró casarse con Ana Bolena. En estas fechas un tribunal eclesiástico dirigido por los acólitos del rey sentenciaba la nulidad del matrimonio apoyándose en razones de parentesco. Catalina terminó el resto de sus días encerrada en distintas prisiones.

Páginas relacionadas