Brahe, Tycho

Astrolabio de G. Arsenius
Nacionalidad: Francia
1546 - 1601
Astrónomo



Galería de obras


Comentario

Educado en el seno de una familia pudiente, su destino era la política. Sin embargo, contrariando los deseos de sus progenitores y su tío, se decantó por estudio de la astronomía. Una de sus observaciones más impactantes tuvo lugar en 1572, cuando descubrió una nova en Casiopea. Esta ya había sido vista en el año 134 a.C, por lo que pudo constatar que se trataba de una estrella fija exterior al Sistema Solar. Esta estrella sería bautizada con el nombre de Tycho. Tras más de un año de observación, escribió "De nova stella". Este tratado marcó un nuevo giro en el estudio de la astrología, ya que desde los tiempos de Aristóteles se pensaba que el firmamento era inmutable. Tycho contó con el apoyo de Federico II, rey de Dinamarca. El monarca le cedió la isla de Hven, en el estrecho de Sund, y una ayuda económica que destinó a la construcción del observatorio de Uraniborg. Este centro no sólo fue el más grande, sino que era el mejor dotado por la cantidad de instrumental que almacenaba. A lo largo de dos décadas desarrolló numerosos estudios sobre las posiciones de 777 estrellas. Sus estudios tuvieron una enorme repercusión en otros estudiosos como Kepler. También determinó la naturaleza de los cometas, desmintiendo las teorías existentes. Precisamente sobre los comentas escribió "De mundi aetherei recentioribus phaenomenis". Respecto a las teorías de sus colegas, rechazó el sistema propuesto por Copérnico sobre el movimiento de la tierra. Muchos de sus planteamientos fueron equivocados debido a la escasa precisión de su instrumental. También rechazó las teorías de Aristóteles y Ptolomeo sobre la inmovilidad de la tierra respecto al Universo. Tycho, según su propia teoría, apuntaba que la tierra estaba en el centro del Universo, pero los planetas giraban alrededor del Sol y no de la tierra. A la muerte de Federico II dejó de contar con la protección real, ya que su sucesor le hizo abandonar la isla de Hven. Años después, Tycho contó con la ayuda de Rodolfo II, emperador del Sacro Imperio Romano. Este le permitió realizar sus estudios en un castillo cercano a Praga e instalar allí su observatorio. A partir de este momento entra en contacto con Kepler. Ambos realizaron numerosos trabajos. Kepler se inspiró en los descubrimientos de Tycho para definir sus leyes sobre los movimientos planetarios.

Páginas relacionadas