Alfonso el Inocente. Alfonso

Murallas de Avila. Puerta del Alcázar
Nacionalidad: Castilla
Tordesillas, Valladolid 1453 - Cardeñosa, Avila 1468




Galería de obras


Comentario

Aunque era aspirante al trono por expreso deseo de su padre, nunca llegó a ocuparlo. Sólo en 1465 ejerció como monarca en un episodio conocido como la Farsa de Avila. A la muerte de su padre, Juan II, Alfonso ni si quiera había cumplido un año de edad. Enrique, que era el mayor de los hermanos, se hizo cargo de la corona. En el testamento de Juan II quedaba expreso el deseo de que Alfonso fuera nombrado administrador de la orden de Santiago y luego maestre. Debido a su minoría de edad, de su educación se encargaron algunos nobles como Juan de Padilla y Juan Pacheco. Este último utilizó su influencia sobre el menor para favorecerse. En sus últimas voluntades, Juan II también le otorgaba el título de condestable de Castilla y grandes extensiones de terreno en Avila. De este modo, Alfonso permaneció en la corte junto con su hermano Enrique IV. Pero el ascenso de Beltrán de la Cueva en la corte provocó un desplazamiento de su posición. A partir de entonces las confabulaciones fueron cada vez más frecuentes. Alfonso Carrillo, arzobispo de Toledo y Pacheco fueron algunos de los instigadores. Muchos nobles como Fadrique Manrique, Rodrigo de Pimentel o Alvaro de Estuñiga, creyeron que Alfonso sería la persona idónea para ocupar el trono, y salvaguardar así sus intereses. De este modo, tramaron en contra de Enrique IV para coronar a Alfonso. En 1464 comenzaron los enfrentamientos. El marqués de Villena, Juan Pacheco, ideó un programa para el gobierno de Alfonso. La presión fue tal que Enrique IV tuvo que acertar a Alfonso como heredero y le invistió Príncipe de Asturias. Los nobles firmaron la conocida Sentencia de Medina del Campo en 1465. En mayo de este mismo año Enrique IV y sus allegados comenzaron a presionar a Alfonso y éste, que se encontraba en Arévalo, simuló dirigirse a Salamanca y luego a Avila. Allí, en el mes de julio se celebró la denominada "Farsa de Avila", que ponía en evidencia a Enrique IV. El rey era representado con un muñeco al que se le despojaba de la corona y posteriormente se celebraba la coronación de Alfonso XII, que por aquel entonces sólo tenía 12 años. Muchas de las ciudades castellanas continuaron fieles a Enrique. Alfonso asentó su "corte" en Arévalo y Castilla quedó dividida en dos bandos. Se trató de llegar a un acuerdo entro los partidarios de cada facción y se celebró una reunión en Coca, donde se acordó el matrimonio de Pedro Girón con Isabel la Católica. Pero el noble falleció de repente y se desató una situación insostenible. Por otro lado la codicia de los nobles empeoró el ambiente. Todo desembocó en la batalla de Olmedo en agosto de 1467, en la que nadie se hizo con la victoria. En 1468 se produjo la muerte de Alfonso, sin que ninguno de los cronistas de la época se pongan de acuerdo a la hora de certificar la causa de su muerte. Algunos señalan que fue la peste, otros se inclinan por el envenenamiento.

Páginas relacionadas