Rubio Gali, Federico

Monumento a Federico Rubio y Galí (Madrid)
Nacionalidad: España
Puerto de Santa María, Cádiz 1827 - Madrid 1902
Médico



Galería de obras


Comentario

Cursó la carrera de medicina en su ciudad natal, donde fue discípulo de Manuel José de Porto y José de Gardoqui. En 1845 sacó a la luz "Manuel de Clínica Quirúrgica". Tras doctorarse, se establece en Sevilla, donde su reconocimiento es cada vez mayor. En esta época entra en contacto con los principales protagonistas de ámbito intelectual y político.
La influencia que recibe de Federico de Castro Fernández, que había sido alumno de Julián Sanz del Río, es absoluta como se puede apreciar en "El libro chico" que publica en 1863 y donde refleja su pensamiento filosófico. En 1864 vuelve a editar una nueva obra que titula "El Ferrando".
Desde el punto de vista político, fue un gran defensor de Francisco Pi y Margall. A comienzos de los años sesenta se exilió a Londres y aprovechó esta ocasión para completar su formación. Más tarde se trasladó a Montpellier y luego a París. En la Ciudad de las Luces se relacionó con Alfred Velpeau y Auguste Nelaton, entre otros autores. En 1868 regresa a España tras la revolución y gracias a su intervención nace la Escuela Libre de Medina y Cirugía de Sevilla. En esta se impartieron por primera vez clases de histología.
Un año después realiza su primera incursión en la vida política y es nombrado representante de la candidatura republicana por Sevilla en las Cortes constituyentes. Con la llegada de la República resulta elegido para ocupar la embajada de Londres. Sin embargo, no permaneció demasiado tiempo ya que el régimen británico no reconoció al gobierno español. A pesar de todo aprovechó su estancia aquí y luego recorrió Estados Unidos para estudiar y seguir formándose desde el punto de vista científico.
En 1870 se establece definitivamente en Madrid, y en poco tiempo su prestigio como cirujano es absoluto.
Mantuvo importantes relaciones con Francisco Giner de los Ríos y con otras personalidades del ámbito de la medicina. Luchó por la mejora de la enseñanza y fundó el Instituto de Terapéutica Operatoria en el Hospital de la Princesa de Madrid. Las instalaciones eran modestas pero se abrieron consultas con todo tipo de especialidades. Su actividad fue realmente importante para muchos de los alumnos que se estaban formando. Gran parte de sus estudios fueron reunidos en "Reseñas anuales". Además, publicó sus descubrimientos en la "Revista iberoamericana de Ciencias Médicas".
Sin duda, fue uno de los principales promotores de las instituciones renovadoras, además de realizar grandes aportaciones al campo de la cirugía.

Páginas relacionadas