Requila

Iglesia de Santa Comba de Bande (Ourense). Exterior
Nacionalidad: Suevos
- 441
Rey 439 - 448



Galería de obras


Comentario

Su primer contacto con la corona tiene lugar cuando su padre Hermerico le asocia al trono. Esta situación finaliza en el año 441, fecha en que fallece su progenitor y se adueña del trono en solitario. Desde el momento en que se inicia su gobierno adopta una política de expansión, actitud que despertó la alarma de Roma y otros pueblos bárbaros ante el posible avance de los suevos. Requila se propuso la ocupación de la Bética y para ello se enfrentó al dux romano Andevoto en el 438. Desde aquí los contingentes suevos llegaron a Mérida, capital de Lusitania, y se hicieron con la ciudad. A lo largo de todas estas campañas, Requila se enfrentó a los militares romanos que trataron de frenarle. En el 441 ocupó Sevilla y con esta conquista logró que los suevos sumaran a sus territorios -hasta entonces Gallecia y Lusitania- la Bética y una parte de Cartagena. La reacción de Roma no se hizo esperar y envió a sus ejércitos, además de solicitar la ayuda de los godos. Pero sus intentos por frenar el avance bárbaro no tuvieron ningún éxito.
Para mantener sus dominios, Requila tuvo que luchar con los vándalos, que se adentraban en sus territorios. Al margen de las invasiones, el rey suevo fue testigo del nacimiento del maniqueísmo, una secta que recordaba la figura de Prisciliano. Este hecho hizo que se pusiera en contacto con el Papa León I para darle noticias de ello. Cuando murió, en el año 441, le sucedió en el trono su hijo Requiario.

Páginas relacionadas