Remismundo

Iglesia de Santa Comba de Bande (Ourense). Exterior
Nacionalidad: Suevos

Rey 460 - 468



Galería de obras


Comentario

Descendiente del rey Maldras, una parte del pueblo suevo le apoyó para que fuera monarca. Sin embargo, se interpuso la codicia de su primo Frumario, con quién luchó por el trono. Consecuencia de este enfrentamiento fue la división del reino y el nombramiento de dos monarcas. Remismundo arrasó con varias zonas de Galicia, que provocaron el descontento de los pueblos galaicos y romano. Ante esta situación se solicitó la ayuda del rey visigodo Teodorico II. Pero Remismundo también estaba interesado en contar con el apoyo de este monarca. El rey visigodo, en esta situación, optó por mandar un legado y tratar de lograr la paz entre suevos y los pobladores autóctonos. Aunque se creía que habían llegado a un acuerdo, de nuevo surgieron enfrentamientos y tuvo que volver la delegación que había enviado Teodorico II. Para evitar que el rey visigodo se enemistase con Remismundo, este fue directamente a Tolosa (sede del reinado) a entrevistarse con el rey. El resultado fue un acuerdo de paz que se firmó en el año 464. En esta misma fecha se produce otro acontecimiento que beneficiaría a rey suevo, la muerte de Frumario. Ello permitió el fin de la guerra civil y benefició el acercamiento a los visigodos. Remismundo contrajo matrimonio con una princesa goda. Ambos monarcas acordaron enviar a Ajax para que convirtiera al arrianismo a una parte importante de la población sueva. A pesar de los tratados que establecían la paz, la actuación de los suevos seguía siendo violenta contra los galaicos y cántabros. Esto volvió a despertar la ira Teodorico II. De nuevo Remismundo se adelantó y se dirigió a Tolosa para evitar que el enfado llegara a más. Pero continuó con su doble táctica y en esta ocasión se enfrentó a un pueblo situado en las inmediaciones de Tui, los aunonenses. Estos solicitaron la ayuda de Teodorico II, pero éste fue muerto a manos de su hermano Eurico y se proclamó rey. Eurico controló la situación y firmó la paz con los aunonenses. Remismundo siguió luchando y provocando enfrentamientos, hasta causar su propia caída.

Páginas relacionadas