Mena, Pedro de

Magdalena penitente
Nacionalidad: España
Granada 1628 - Málaga 1688
Escultor



Galería de obras


Comentario

Fue discípulo de Alonso de Mena, su padre. A la muerte de éste hereda su taller, que entonces era el más destacado de la provincia. Hacia los años cincuenta se produce el regreso de Alonso Cano a Granada. Este hecho supone un punto de inflexión en la carrera de Mena, que rápidamente se pone al servicio de éste y colabora con él en obras como las imágenes de San Antonio y San Diego que realiza para la Alhambra. De Cano adopta el realismo.
Unos años después marcha a Málaga, donde debe concluir la sillería del coro de la catedral. En la década de los años sesenta se produce un nuevo giro en su carrera cuando es llamado para entrar al servicio de la corte. Luego intervino como escultor en los trabajos que se llevaron a cabo en la catedral de Toledo. Cuando en 1664 vuelve a Málaga se asienta definitivamente y abre su taller. Su fama creció paulatinamente. Recibió encargos de toda la geografía española e, incluso, de América. Lejos de patetismo de la época, Mena se expresó de un modo mucho más realista con un estilo severo y sobrio, sin dejar de dotar en ningún momento a sus personajes de espiritualidad.

Páginas relacionadas