López Portaña, Vicente

Félix A. López


Comentario

Coetáneo de Goya, este artista significa el fin de una época y los intentos artificiales por mantenerla. Formado en la tradición del barroco dieciochesco, su técnica era depurada, virtuosa en extremo. Unía a un dibujo riguroso el colorido alegre y las calidades materiales de la escuela española. Sin embargo, carecía por completo de penetración psicológica o de gracia compositiva.Especializado en retratos oficiales de los personajes de la corte, tan sólo dos cuadros destacan, eso sí, con una calidad sorprendente: el retrato de Don Félix López, un organista ciego; y el retrato de Goya. Ambos gozan de una profundidad, de un intimismo que no se volvió a repetir en ninguno de sus óleos.Tras la invasión francesa, Fernando VII sustituyó a Goya, sospechoso de afrancesamiento, por este pintor anquilosado e inofensivo.

Páginas relacionadas