Kersting, Georg Friedrich

Imagen genérica
Nacionalidad: Alemania
Güstrow 1785 - Meissen 1847
Pintor
Romanticismo Alemán


Galería de obras


Comentario

Georg Friedrich Kersting es uno de los pintores destacados en la primera generación del Romanticismo alemán. Nació en Güstrow, Mecklenburg, en octubre de 1785. Su formación, al igual que la de tantos otros destacados pintores alemanes de este periodo como Friedrich, tuvo lugar en la Academia de Copenhague entre 1805 y 1808. En este último año se trasladó a Dresde, en donde estableció una estrecha vinculación con Caspar David Friedrich y su círculo. Con el maestro de Greifswald realizó un viaje a pie por las montañas del Riesengebirge en 1810, el cual habría de mostrarse decisivo para la producción artística de ambos. Asimismo, su relación se repartía por igual con el pintor Gerhard von Kügelgen, con el que pasaba buena parte de su tiempo. Precisamente, sobre estos dos pintores son los dos primeros retratos de interior que realizó, género que, a la larga, habría de convertirse en su especialidad: Caspar David Friedrich en su estudio y 'Gerhard von Kügelgen en su estudio'. Expuestas en la Academia de Dresde en 1811, estas dos obras le reportaron una merecida fama. Tras ellos, Kersting prosiguió realizando obras de este tipo, en las que confluyen una serie de conceptos románticos, tales como el interés por el espíritu del individuo, en su relación con el entorno en que desempeña su sagrada labor creativa. En 1812 pintó varias de sus más conocidas obras, 'La bordadora' y 'Hombre en el escritorio'. El pintor Louise Seidler, quien había posado para esta última, intercedió para que Kersting pudiera enviar algunos de sus trabajos a Goethe en Weimar en 1813. Goethe logró que el Gran Duque Carlos Augusto comprara 'La bordadora' y promovió otras ventas ulteriores. Durante la Guerra de Liberación, en 1813, Kersting se alistó en el batallón de voluntarios de Lützow, creado con escritores y pintores románticos. Tras terminar la guerra contra Napoleón realizó, como Friedrich, varias obras de carácter patriótico en recuerdo de los compañeros caídos. Entre 1816 y 1818 trabajó como profesor de dibujo de la princesa Anna Sapieha en Varsovia. Sin embargo, este tipo de trabajos no le reportaban la estabilidad económica que Kersting deseaba para establecerse y formar una familia. La solución, aunque poco artística, a este problema le llegó en 1818, cuando le fue ofrecido el puesto de director de pintura en la Fábrica de Porcelana de Meissen, cuyos productos necesitaban una perentoria mejora de su nivel estético. Kersting levantó el nivel artístico de la factoría a una gran altura, realizando numerosos diseños de decoración y preparando un competente equipo de artesanos. Esta labor, que se plasmó en su obra en diversas naturalezas muertas sobre flores, no le impidió dedicarse a la recreación de su tema más querido: los interiores familiares, con escenas cotidianas de vida doméstica. La tensión vital, la penetración psicológica de los fuertes espíritus retratados en sus primeros años habían dejado paso a una pintura más apacible, amable, influida por la de los maestros holandeses del siglo XVII. De este modo, Kersting se acercó a la corriente Biedermeier, aunque su mirada profunda, comprensiva, le alejó de los excesos prosaicos que llegó a alcanzar dicha corriente. Estos retratos, en especial el dedicado a su mujer en 1832, 'Agnes Kersting', y las escenas de su familia muestran su capacidad para la detenida descripción del ambiente y los objetos, en la que juega con los efectos lumínicos para lograr una atmósfera silenciosa, plena de quietud. Kersting falleció en julio de 1847 en Meissen. Su obra cayó pronto en el olvido, y no sería apreciada de nuevo hasta la recuperación de la pintura romántica a comienzos de este siglo, al igual que le sucedería a Friedrich o Cornelius.

Páginas relacionadas