Hermerico

Iglesia de Santa Comba de Bande (Ourense). Exterior
Nacionalidad: Suevos

Rey 406 - 438



Galería de obras


Comentario

Durante la peregrinación de los suevos desde el Rin hasta Hispania, junto con otras hordas, Hermerico fue cabecilla de los cuadosuevos. Cuando se asentaron en la Península, los territorios fueron repartidos entre los distintos pueblos. De este modo, la parte oriental de la Gallaecia fue asignada a los vándalos asdingos, que serían gobernados por Gunderico entre 409 y el año 428. La parte occidental pasó a manos de Hermerico. A pesar de la adjudicación de las tierras, surgieron problemas entre los dos monarcas. El enfrentamiento acabó con la caída de Hermerico en El Bierzo en el año 419. Sin embargo, éste recurrió a Roma que evitó una derrota total y logró que los vándalos sucumbieran. Con este resultado los suevos ocuparon Gallaecia en su totalidad y Genserico se trasladó a Africa. Hermerico firmó un acuerdo con el dirigente romano Honorio para sentar las bases de esta ocupación y darle forma legal. Esta situación provocó el inicio de una lucha entre galaicos y galaicorromanos que finalizó gracias a la mediación del obispo Idacio a instancias del rey suevo Aecio. Sin embargo, Hermerico, con su modo de gobernar continúo suscitando enfrentamientos entre los pueblos autóctonos. De nuevo se intentó atajar el problema mediante tratados con Roma, pero nadie consiguió que se firmara la paz, por lo que de nuevo intervino Idacio y finalmente logró que se firmara un foedus en el año 433, que habría que ratificarse en los siguientes años. Durante el mandato de este monarca se produjeron los primeros enfrentamientos con el clero, al no mostrarse de acuerdo con algunos nombramientos. En el último año de su mandado asoció el trono a su hijo Rekhila para que se convirtiera en el rey de los suevos.

Páginas relacionadas