Herrera, Juan de

Retrato de Herrera, Juan de
Nacionalidad: España
Mobellán 1530 - Madrid 15-1-1593
Arquitecto



Galería de obras


Comentario

Descendiente de una familia de hidalgos, fue educado en las humanidades y las armas. Gracias a su condición de soldado tuvo la oportunidad de conocer países como Alemania, Flandes e Italia. Su inquietud por la cultura le adentró en el estudio de la filosofía, las matemáticas, el arte y todas las humanidades en general. Una de las primeras manifestaciones artísticas fueron las ilustraciones que realizó para el "Libro del saber de astronomía de Alfonso X el Sabio" de 1562. A partir de este momento, coincidiendo con la muerte de Carlos V, comienza a desarrollar su faceta como arquitecto. En 1563 colabora con Juan Bautista de Toledo en la proyección de los planos para la construcción del Monasterio de El Escorial. Dentro del ámbito filosófico sintió especial interés por los clásicos y en concreto por las tendencias neoplatónicas. Incluso, según afirman algunas fuentes, llegó a escribir un "Discurso sobre la figura cúbica". En esta disertación revela sus conocimientos matemáticos y geométricos. También ejerció una notable influencia en su formación la arquitectura de Serlio y Iacopo da Vignola. Ligado a la corte de Felipe II y, por tanto, al Imperio de la Casa de los Austrias. Desde 1567 se hace cargo de la dirección del edificio escurialense. Sobre los planos iniciales modificó algunos aspectos relacionados con las técnicas de construcción. A él pertenece la fachada occidental; la basílica de planta central y directamente inspirada en la obra de Bramante; y el templete del patio de los Evangelistas, a modo de pabellón abierto y sobre el que coloca una cúpula. De la fachada principal hay que destacar la austeridad de las formas, basadas claramente en conceptos geométricos. Con esta obra impuso un nuevo estilo, bautizado en su honor como "herreriano". Gracias al éxito que le procuró fue elegido inspector de monumentos de la corona. Este nombramiento facilitó que se hiciera cargo de otros encargos como la fachada meridional del Alcázar de Toledo, su Ayuntamiento, el Palacio de Aranjuez o la Lonja de Sevilla. De su legado cabe destacar el Palacio de Carlos V de Granada y la catedral de Valladolid, que no llegó a finalizar. En esta última se inspiró en un templo de estilo corintio de planta rectangular. En sus creaciones los volúmenes geométricos se imponen a la ornamentación. Francisco de Mora o Juan Gómez de Mora fueron algunos de sus más fervientes seguidores. Como matemático se le debe la constitución de la Academia de Matemáticas de Madrid, estando Felipe II en la monarquía.