San Juan de la Cruz

San Carmelo
Nacionalidad: España
Fontiveros, Ávila 1542 - Ubeda 14-12-1591
Religioso y poeta



Galería de obras


Comentario

Juan de Yepes, que así era su nombre de pila, cursó sus estudios en la Compañía de Jesús en Medina del Campo. Aunque profesó sus votos en la Orden de los carmelitas. Acudió a la Universidad de Salamanca hasta 1567, fecha en la que fue ordenado sacerdote y celebró su primera misa en Medina del Campo. Es en esta fecha cuando entra en contacto con Santa Teresa de Jesús. Animado por ésta comenzó a interesarse por el movimiento reformador, además de editar sus obras. Hacia 1568 fundó el primer convento de Carmelitas Descalzos. La frugalidad y la contemplación eran las principales pautas que regían la vida en estos monasterios. San Juan de la Cruz dedicó sus días a la reforma monástica y a una intensa actividad propagandística. Hacia 1577 fue encarcelado en Toledo. Mientras estuvo preso escribió el "Cántico espiritual" y otros versos. La continua práctica del ayuno y su débil constitución le provocaron serios problemas de salud. Al salir de prisión fue a un monasterio a reposar. Más tarde continuó fundando conventos en diversas ciudades para proseguir con su labor de la Reforma carmelita. "Cántico espiritual", "Subida del Monte Carmelo", "Noche oscura del alma" y la "Llama de amor viva" conforman el resto de su obra. Sus últimos años discurrieron de forma tranquila y solitaria. En 1726 le canonizaron y dos siglos más tarde le nombraron doctor de la Iglesia. San Juan de la Cruz trasmite sus experiencias espirituales a través de símbolos. Las liras inconexas y sus imágenes delirantes expresan sus estados místicos. Para restar dificultad a la comprensión de sus versos, añade comentarios en prosa. Por esta razón se le ha considerado uno de los principales teóricos del misticismo. En sus poemas busca la reconciliación de los hombres con Dios. Para dar este paso aboga por el distanciamiento de las cosas banales. El misticismo de San Juan de la Cruz cuando alcanza su máxima espiritualidad recurre a imágenes de gran sensualidad hasta rozar el erotismo. Algunos autores han destacado la influencia ejerce sobre él la Biblia y Garcilaso de la Vega. La riqueza lingüística y la variedad de su léxico es otra de las peculiaridades que caracterizan sus escritos. En definitiva, su fervor religioso elevó el misticismo español a su máximo esplendor. Menéndez y Pelayo dijo sobre sus versos "no pueden medirse con criterios literarios, porque por ahí pasó el espíritu de Dios hermoseándolo todo".

Páginas relacionadas