Covarrubias, Alonso de

Alcázar (Toledo)
Nacionalidad: España
Torrijos, Toledo 1488 - Toledo 11-5-1570
Arquitecto



Galería de obras


Comentario

Su educación discurre en su localidad natal, donde comienza a trabajar de imaginero como secundario de Antón Egas. En sus creaciones iniciales abunda el exceso decorativo y sigue la tradición gótica. A esta etapa pertenecen los monumentos funerarios de Alonso y Marina de Rojas que realiza para la iglesia de San Andrés de Toledo. Parece ser que es en esta época cuando emprende un viaje a Italia, como se advierte en obras posteriores, donde ya inserta elementos clásicos. Prueba de ello es el Hospital de la Santa Cruz de 1514 que realiza bajo la dirección de Enrique Egas, o en la Catedral de Sigüenza. A medida que pasan los años su estilo experimenta una evolución que se expresa en obras como la Capilla de la Trinidad de la catedral de Toledo, donde se encuentran elementos platerescos. Uno de sus proyectos más destacados es la iglesia de la Piedad de Guadalajara, cuya fachada resalta por su elegancia. A esta obra le sigue la Capilla de los Reyes Nuevos de la catedral de Toledo, donde el plateresco llega a su máxima expresión. En la década de los años treinta realiza la Sacristía Mayor de la catedral de Sigüenza. En este tiempo alcanza el cargo de Maestro mayor de la catedral y diócesis de Toledo. Entre su prolífica producción cabe mencionar el Colegio de los Irlandeses de Salamanca o el Colegio de Fonseca de Santiago de Compostela, donde parece que en ambos sigue las trazas iniciales de Juan de Alava. Muchos de los trabajos que diseña en este tiempo muestran la fusión entre la tradición gótica y su afinidad por los elementos renacentistas. Un claro ejemplo es su participación con Luis de Vega en las obras de los Alcázares Reales, cuyas trazas se acercan cada vez más a las pautas renacentistas. Hacia los años cuarenta interviene en la rehabilitación del Hospital de Santa Cruz de Toledo y diseña el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares. Pero su creación más significativa es el Hospital de San Juan Bautista de Toledo. Sus formas evolucionan hacia un estilo mucho más sobrio que se acerca al fundado por Juan de Herrera. Este mismo esquema se repite en el Alcázar de Toledo. De 1542 son los planos del conjunto de Pastrana, realizado a instancias de la Condesa de Mélito. Este conjunto estaría formado por un palacio y una plaza, protegidos por una muralla con un acceso -la Puerta de la Bisagra de Toledo-. Aunque este plan no vio la luz en su totalidad, si se construyeron algunos elementos. De su extenso legado también hay que destacar la cabecera de la Iglesia de la Magdalena de Getafe, el monasterio de San Agustín y la Iglesia de San Román de Toledo. Sin duda fue uno de los grandes representantes del Renacimiento. En su obra se advierte una clara evolución desde el gótico tradicional hasta el estilo herreriano. Diego de Siloé y Rodrigo Gil de Hontañón fueron dos de los artistas que más impresión le causaron.