Constable, John

Retrato de Constable, John
Nacionalidad: Gran Bretaña
East Bergholt 1776 - Londres 1837
Pintor
Romanticismo Inglés


Galería de obras


Comentario

La pintura de paisaje en el Romanticismo inglés tiene en Constable y Turner a sus más importantes representes.
John Constable nació el 11 de junio de 1776 en la localidad de East Bergholt, en el condado de Suffolk. Era el cuarto hijo y segundo varón del matrimonio formado por Golding Constable y Ann Watts. La familia estaría compuesta finalmente por seis hijos, tres chicos y tres chicas.
Golding Constable era propietario del molino de Flatford así como de un buen número de cabezas de ganado y campos de maíz en Dedham, formando parte de la pequeña aristocracia rural de la región. Este ambiente campestre será en el que se críe el pequeño John, acudiendo a las escuelas de Lavenham y de Dedham al tiempo que se empapaba de la naturaleza que le rodeaba. Al consagrase su hermano mayor a la iglesia, John sería el heredero que recibiría los negocios familiares por lo que su educación estuvo dirigida a obtener una formación adecuada a un miembro de esa aristocracia rural de la que formaba parte. Sin embargo, su estrecha relación con el fontanero, cristalero y artista aficionado John Dunthorne, le llevará a interesarse por la pintura.
El encuentro con sir George Beaumont, sexto duque de Dysart y hombre influyente en la Royal Academy of Arts, será fundamental en su carrera artística. Este coleccionista de arte mostró a John una de sus obras más queridas, un paisaje de Claudio de Lorena lo que aumentó el interés del joven Constable hacia el arte, dedicado en aquellos momentos a trabajar en el molino de viento de su padre en East Bergoholt. Sir Georges le animó a realizar algunos trabajillos en pintura y se convirtió en uno de sus primeros protectores y clientes.
En este mismo año de 1796 reside junto a unos parientes en Edmonton donde conocería a John Crach, mediocre artista pero cuyo estilo fue seguido por Constable durante algún tiempo. Su tío T. Allen le presentará durante un viaje a Londres a John Thomas Smith, anticuario interesado en arte que iba a publicar un libro sobre escenografía rural y cuyos grabados de cabañas fueron un importante punto de referencia para el joven John, al tiempo que le llevaba a interesarse por el paisaje pintoresco. Smith también le fomentará su admiración por los paisajistas holandeses del Barroco, especialmente Ruysdael y Hobbema, animándole a trabajar del natural. Por lo tanto, podemos afirmar, sin ánimo de equivocarnos, que la relación de Constable con sir Beaumont y J.T. Smith será fundamental para su posterior carrera artística. Sin embargo, a pesar de las excelentes dotes mostradas por el joven John, su padre se negaba a que su hijo se dedicara a la pintura. El necesario permiso paterno llegó en 1799; a la edad de 23 años John iniciaba una nueva etapa de su vida.
Constable se trasladaría a Londres en febrero de 1799 con una carta de presentación parta Joseph Faringdon, ingresando en la Escuela de Arte de la Royal Academy posiblemente en marzo. Durante estos primeros meses londinenses se interesó especialmente por la pintura de Claudio y por sus contemporáneos Cozens y Girtin, cuyas obras le influirán en sus primeros trabajos. Estas primeras obras tienen como temática fundamental las cabañas y los bosques, al tiempo que se ganaba la vida como retratista.
En 1802 rechaza trabajar como profesor de dibujo en una academia militar ya que está decidido a dedicarse a la pintura profesionalmente. Su padre lo admitió y le compró un estudio en East Berghold. Este mismo año Constable expuso por primera vez en la Royal Academy, práctica habitual que se mantuvo hasta su fallecimiento a pesar de las habituales malas críticas.
En estos primeros años de la década de 1800 se dedica especialmente a trabajar con acuarela, tiza y lápiz, interesándose especialmente por el dibujo, plasmando senderos, cabañas y puentes de las cercanías de su entorno, la zona del valle del río Stour entre Flatford y Dedham, territorio que se ha venido a llamar el "país de Constable". Paulatinamente su visión pintoresca de la naturaleza va dejando paso a una pintura más naturalista que se aleja de los estereotipos, admirando las obras más realistas de Gainsborough y de los maestros flamencos del Barroco, especialmente Rubens, quien la aportó su admiración por la atmósfera y la profundidad. Durante estos años será un ferviente copista de los clásicos: Claude, Ruysdael, Rembrandt, Reynolds, Teniers, Reni o Van Dyck.
En el otoño de 1806 realiza uno de sus escasos viajes -a diferencia de Turner que viajó en bastantes ocasiones, Constable apenas salió de su entorno más cercano- eligiendo como destino Lake District. En estos años continúa dedicándose al retrato, a la copia de los clásicos o a la pintura religiosa para conseguir dinero. Algunos potentados de la región le encargan paisajes con mansiones como Malvern Hall.
En 1800 Constable conoce a María Bicknell, nieta del reverendo Durant Rhude, rector de la iglesia de East Bergholt, cuando ella tiene trece años. A partir de 1811 la relación entre ambos se estrecha cada vez más pero el reverendo se opone al matrimonio, al no ver con buenos ojos ni el oficio del novio ni su falta de liquidez. Tras la muerte del padre del pintor el 14 de mayo de 1816, Constable recibe una importante herencia y contrae matrimonio con su querida María. Curiosamente, cuando la boda estaba preparada, John solicitó a su prometida que retrasara el enlace para acabar el Molino de Flatford. Finalmente, el 2 de octubre de ese año se celebró la boda íntimamente en Saint Martin in the Fields, en Londres, celebrada por su buen amigo el archidiácono John Fisher. La luna de miel la pasaron en la vicaría de Fisher, en Osmington, cerca de Weymounth, viajando a Wiltshire y Dorset. Constable pasará los momentos más felices de su vida junto a su familia, a pesar de trasladarse a Londres para instalarse en Hampstead. El matrimonio tendrá siete hijos: John Charles (1817), Maria Louisa (1819), Charles Golding (1821), Isabel (1822), Emily (1825), Alfred Abram (1826) y Lionel Bicknell (1828).
Un año después del matrimonio inicia su serie de "six-foot" que son presentados sucesivamente a la exposición de la Royal Academy, institución que le admitió como miembro asociado en 1819. Sólo será elegido miembro de pleno derecho el 10 de febrero de 1829, con un voto de diferencia a su favor frente a Francis Danby.
En los años transcurridos entre la presentación de los "six-foot" y la elección como académico, Constable realizó una de sus obras maestras: la catedral de Salisbury, imagen que será repetida en varias ocasiones ya que el obispo de Salisbury, John Fisher, era el tío de su buen amigo el reverendo del mismo nombre. En estos momentos, el maestro está en su mejor momento, trabajando en un estilo tremendamente naturalista, dedicándose por completo a su pintura y a su familia.
La delicada salud de María empieza a agravarse tras su cuarto alumbramiento y en mayo de 1824 Constable y su familia se trasladan a Brighton, pintando vitales escenas de la playa del lugar. Precisamente este mismo año envió tres obras al Salón de París que serían muy bien recibidas tanto por la crítica como por el público o los jóvenes creadores. Fue recompensado con la medalla de oro y una veintena de sus trabajos fueron vendidos al tiempo que recibía algunos encargos. Estas obras serían contempladas por Delacroix y los pintores de la Escuela de Barbizon, lo que motivaría que Constable se convirtiera en un claro precedente para el nacimiento del impresionismo tanto por su interés por las luces como por su afición por captar el paisaje directamente del natural, "a plein air".
Tras el nacimiento de Lionell el 21 de enero de 1828 la salud de Maria se quebrantó definitivamente. La tuberculosis que padecía desde hacía años y los continuos embarazos la llevaron a la muerte el 23 de noviembre de 1828. La muerte de la inseparable compañera sumió al pintor en una profunda tristeza -"nunca volveré a sentir lo que he sentido, el rostro del mundo ha cambiado totalmente para mí" llegó a decir- y provocó un brusco cambio en su concepción pictórica. La imagen serena y naturalista del paisaje va a dejar paso a visiones cargadas de melancolía y de expresividad, en las que los colores se hacen más oscuros y las pinceladas más abocetadas. La muerte de su buen amigo John Fisher el 25 de agosto de 1832 -infectado de cólera durante un viaje a Bolonia- incide en esta tendencia depresiva, creando en estas fechas una de sus obras más impactantes: El castillo de Hadleigh pintado en 1829, el mismo año que Constable empezó a trabajar en los diseños que David Lucas grabaría y publicaría en una serie titulada "El paisaje inglés", cuyo texto también era de Constable, intentando en él explicar el carácter de su pintura.
Las obras de la década de 1830 están caracterizadas por una mayor expresividad, preocupándose menos por la minuciosidad naturalista y en mayor medida por los efectos de la luz y la atmósfera sobre el agua, el cielo o las hojas de los árboles.
En 1833 empezó a impartir conferencias sobre la historia del paisaje en la Sociedad Literaria de Hampstead y en la Royal Institution de Londres entre mayo y junio de 1836, interesado en dar publicidad a sus trabajos. Sus últimas obras serán referencias a East Bergohlt, realizadas gracias a su fecunda memoria y a los apuntes y dibujos tomados en su juventud, recuperando en buena parte de ellas los elementos pintoresquistas que tanto admiraba el gran público.
En la noche del 31 de marzo de 1837 Constable se despertaba debido a un fuerte dolor estomacal. En media hora fallecía, reflejando el parte médico una indigestión como la causa de la muerte aunque bien podría haberse tratado de un infarto. Tenía sesenta y un años y había estado algo más de 20 años en la carrera de pintor. Curiosamente, a pesar de que su éxito en vida fue bastante limitado, poco después de su fallecimiento sus cuadros serían imitados y falsificados.

Páginas relacionadas