Carrillo, Alonso

Estatua yacente de Alonso Carrillo
Nacionalidad: Castilla
Cuenca 1412 - Alcalá de Henares 1482
Arzobispo de Toledo 1446 - 1482



Galería de obras


Comentario

Descendiente de una familia de nobles portugueses, su padre Lope Vázquez de Acuña fue el máximo responsable del Concejo de la Mesta. Su educación discurre bajo los consejos de su tío el cardenal Alfonso Carrillo. Cuando éste fallece en el año 1434, recibe el cargo de protonotario apostólico del papa Eugenio IV. Este puesto le sirvió para acceder al Consejo Real de Juan II, rey de Castilla. Su carrera fue en ascenso logrando importantes cargos como el obispado de la sede de Sigüenza. Gracias a esta trayectoria acumuló tal experiencia que a los treinta y cuatro años se hizo con el arzobispado de Toledo en 1446. En este cargo permaneció hasta 1482, fecha de su muerte. Tuvo mucha incidencia en la vida política y en más de una ocasión se decantó por la nobleza aragonesa, aunque su opinión podía llegar a ser muy variante, acomodándose a las circunstancias. Cuando falleció Alvaro de Luna, mostró su apoyo a Juan Pacheco, marqués de Villena. Secundó a Enrique IV y para él desempeñó alguna misión diplomática en Francia. El poder de Alfonso Carrillo en aquella época fue enorme, llegando incluso a superar a muchos nobles. Su codicia y ambición le llevó a enfrentarse a Enrique IV y a unirse al bando de nobles que querían destronarle. Cuando el infante Alfonso, aspirante al trono, murió, se escogió a Isabel como sucesora del trono. En el Pacto de los Toros de Guisando Enrique IV reconocía a su hermana como la próxima reina de Castilla. En medio de esta situación, Alfonso Carrillo se convirtió en uno de los principales consejeros de la futura reina. Pero cuando los Reyes Católicos se hicieron con el poder, rápidamente chocaron los intereses de unos y otros. Carrillo no aceptaba el tratamiento autoritario de éstos. Por otra parte, se produjo el ascenso de Pedro González de Mendoza al capelo cardenalicio, una de las mayores ambiciones de Carrillo. Esta situación le llevó a un enfrentamiento con este cardenal que perdió. Finalmente, tuvo que disculparse ante la reina para continuar en el primado. Los últimos días de su vida los pasó en Alcalá de Henares.

Páginas relacionadas