Bramante. Donato D'Angelo

Retrato de Bramante. Donato D'Angelo
Nacionalidad: Italia
Pésaro 1444 - Roma 1514
Arquitecto y pintor
Renacimiento Italiano
Quattrocento

Galería de obras


Comentario

Bramante es considerado el mejor representante del estilo del Alto Renacimiento en arquitectura, realizando el diseño de la basílica de San Pedro en el Vaticano por encargo de Julio II. La mayor parte de su carrera inicial está mal documentada; se formó probablemente en Urbino, quizás en el círculo de Piero della Francesca, pero aparece documentado por primera vez en 1477, trabajando en decoraciones al fresco en el Palacio del Podestá en Bérgamo. La influencia de Leon Battista Alberti sugiere una indocumentada estancia en Mantua, interesándose también por las obras de Mantegna. Hacia 1490 se estableció en Milán donde realizó sus únicas pinturas de atribución segura: unos deteriorados frescos que representan hombres armados para la casa Panigarola y que se conservan actualmente en la Galería Brera de Milán. La ejecución del complejo monumental de Santa Maria presso San Satiro y la iglesia de Santa Maria delle Grazie serán sus obras maestras de la estancia milanesa, teniendo un intenso contacto con Leonardo. De estos momentos se considera un Cristo en la Columna en el que muestra una cierta influencia de Leonardo, siendo la única obra en tabla atribuida a Bramante. En 1499 el maestro abandona Milán y se establece en Roma, profundizando en el conocimiento de la arquitectura clásica, como se observa en el templete de San Pietro in Montorio, financiado por los Reyes Católicos de España. Julio II le nombró superintendente general de las construcciones papales, proyectando el patio del Belvedere y la basílica de San Pedro, obras que no llegó a terminar y que fueron posteriormente transformadas por diversos arquitectos, entre ellos Miguel Ángel. No hay prueba de su actividad pictórica en Roma pero Vasari afirma que diseñó la arquitectura que se encuentra en el cuadro La Escuela de Atenas de Rafael. Precisamente Rafael será uno de sus más afamados discípulos, ejerciendo Bramante una extraordinaria influencia tanto en Milán y como en los arquitectos de la generación futura, entre los que destacan Bramantino, Antonio da Sangallo el Joven o Jacopo Sansovino.