Avito, Marco Mecilio

Sarcófago con representación de batallas entre bárbaros y romanos
Nacionalidad: Roma
- 457
Emperador 455 - 456



Galería de obras


Comentario

Su educación discurre en el seno de una familia galorromana que tenía gran influencia en el senado. Su padre Agrícola ocupó el consulado en el año 421. Se distinguió por su capacidad para la oratoria y su inteligencia. De todas estas cualidades dejó constancia su sobrino Sidonio Apolinar en su obra "Carmina". Mantuvo muy buena relación con Teodorico I. Prueba de ello es que logró persuadirle para fusionar sus huestes con las de Aecio y hacer frente a las tropas de Atila. Teodorico perdió la vida en esta batalla. Hacia el 439 el emperador de occidente Valentiniano III escogió a Avito para que ocupara el cargo de prefecto de las Galias. Quince años después fue nombrado magíster militum praesentalis. En esta época volvió a actuar como embajador en la corte visigoda. En el año 455, apoyado por los nobles galorromanos y los visigodos, fue coronado emperador en la ciudad de Arelate (en la actualidad Arlés). Para asentar su posición tuvo que enfrentarse por un lado a Mayoriano y Ricimero, vándalos, y por otro a Marciano de Constantinopla, que no veía con buenos ojos su condición de extranjero. Durante su mandato tuvo que enfrentarse al vándalo Genserico, que se ocupó con sus tropas las costas italianas. Avito recurrió a la ayuda del monarca visigodo Teodorico II, pero éste estaba luchando con los suevos en Hispania, concretamente en la Tarraconense. Marciano y Ricimero aprovecharon la situación para unir a todos los que estaban descontentos y formar un ejército y conseguir el apoyo del senado. De este modo lograron deponer a Avito, que sucumbió con sus tropas en Piacenza en el año 456. Su opositor le perdonó la vida a cambio del cetro. Avito terminó poco después sus días como obispo de Placentia.

Páginas relacionadas