La adelantada. Mencía Calderón de Sanabria

Galeones españoles
Nacionalidad: España
Medellín, Badajoz - ¿Asunción?, Paraguay Siglo XVI
Expedicionaria



Galería de obras


Comentario

De Doña Mencía Calderón de Sanabria cabe destacar su valor, al realizar la obra que le fue encomendada a su marido, partiendo como Adelantada del Río de la Plata, aunque legalmente no pudiera.

Nacida en el seno de una familia hidalga en Medellín, se casó con el también metelinense Don Juan de Sanabria, Adelantado del Río de la Plata, el cual, después de su nombramiento, se comprometió a llevar 600 hombres y unas 100 mujeres. Después de la despedida de las familias de Medellín y con la flota preparada en Sevilla surgió el imprevisto de la trágica muerte de Don Juan de Sanabria.

Doña Mencía, ante el hecho de la muerte de su marido, decide ser ella la Adelantada, aunque a las leyes de la época lo impedían. Por eso nombra a su hijastro de tan solo 16 años, Adelantado y vende todos sus bienes para poder llevar a cabo el proyecto.

Después de un año sin poder zarpar debido a las dificultades que suponía reunir a la tripulación, el día 10 de abril de 1550 hace zarpar la nao San Miguel y dos bergantines desde Sanlúcar de Barrameda. En su armada iba el fundador de la Asunción, del Paraguay, Juan de Salazar y, entre otras personas, más de cincuenta mujeres, solteras la mayoría, naturales de las distintas poblaciones cercanas a Medellín, que iban con la esperanza de contraer matrimonio allí.

Llegan el 15 de junio a Las Palmas, donde cargan provisiones, aunque poco después una fuerte tormenta les hace desviar el rumbo hacia el golfo de Guinea y los otros dos barcos desaparecen. Muchas calamidades fueron las que pasaron en la mar, debido a la falta de alimentos, productos frescos y agua; y al asalto de los corsarios, que aunque respetaron a las mujeres, las desposeyeron de sus objetos y alimentos. A esto hay que añadirle las bajas que se produjeron, entre ellas la de su hija menor, cuyo recuerdo la acompañó toda la vida.

Tras diez meses de viaje llega a Santa Catalina el 16 de diciembre, donde debía reunirse con su hijastro, Diego de Sanabria. Tras esperar sin que apareciera el Adelantado, tuvo que emprender a pie el duro y peligroso camino hacia Asunción intentando cumplir con la misión que había sido encomendada a su marido. Guiados por el mestizo Díaz consiguieron llegar a marchas forzadas y después de atravesar la selva desde el territorio de los belicosos tupíes a territorio guaraní, donde fueron bien recibidos.

Los últimos informes de Doña Mencía datan del año 1564, no es posible concretar ni siquiera quiera la fecha de su muerte.

Páginas relacionadas