Mama Huaco

Primera Coya Mama Vaco Coia
Nacionalidad: Incas
Perú Siglo XII
Coya



Galería de obras


Comentario

Nombre de mujer legendaria que se vincula con el mito de origen de los Incas. Era una de las cuatro hermanas que junto con sus hermanos-esposos salieron de algún lugar remoto en viaje hasta establecer su asentamiento en Cuzco, que con el tiempo se convertiría en capital de los Incas. Según una versión del mito de origen, el único de los hermanos varones que culminó el viaje fue Manco Inca, y junto a él estuvieron las cuatro hermanas: Mama Ocllo, Mama Huaco, Mama Cora y Mama Tabua. De ellas, la más "aguerrida" era Mama Huaco.

Algunos cronistas describen a Mama Huaco como mujer lasciva y brutal, madre de Manco Capac. Martín de Murúa piensa que fue esta hermana (y no Mama Ocllo) la que se unió a Manco Capac y engendró a Sinchi Roca. Sobre su bravura cuenta Murúa que forzó con insultos y desprecios a su hermano Ayarauca a regresar a la cueva donde sus hermanos pensaban encerrarle:

"Allí acordaron todos que Ayarauca, su hermano, que era el más atrevido dellos, volviese a Pacaritambo a la cueva donde habían salido y allí lo encerrasen. Llamándole, dijeron: ya sabéis, hermano, que dejamos ciertos vasos de oro, llamados topacusi, y cierta semilla en la cueva de donde salimos; es menester que vayáis allá por ello, para que juntemos con ellos gente y seamos señores. El Ayarauca lo rehusó y dijo que no quería, a lo cual le dijo Mamahuaco que tuviese vergüenza siendo mozo tan atrevido, no querer volver por aquellas reliquias, y así, avergonzado, dijo que sí, y fue con él un criado suyo llamado Tambo Chacai. Llegado a la cueva Ayarauca, entró a sacar los vasos que le habían dicho que trajese, y mientras él estaba buscando dentro de la cueva, el Tambo Chacai cerró la puerta con una piedra grande, porque así se lo habían mandado los hermanos".

También se narra de Mama Huaco que cuando los Incas decidieron ocupar Cuzco tuvieron que vencer la resistencia de los guallas, acción en la que destacó esta mujer, que peleaba con una boleadora. Con ese arma aprisionó o mató a un indio gualla, y sacándole las entrañas se las metió en la boca, consiguiendo así la huida de sus enemigos, que tomaron a los incas por antropófagos. Aterrorizados, los habitantes del Cuzco no tuvieron más remedio que rendirse, como narra Murúa: "Y como vio que ya no tenía remedio de echarlos de su tierra y que era gente belicosa, varonil y de industria, dejó su casa, tierra y familia a Mama Huaco, mujer de Manco Capac, y díjoles: yo me voy, y adonde viéredes que hay mucha nieve, diréis: allí está, y así se fue do nunca más pareció ni supieron del."

Antes de la victoria sobre los antiguos habitantes del Cuzco, fue Mama Huaco, según Murúa, quien decidió que ese asentamiento era el lugar destinado a fundar el centro de los incas. Una de las tradiciones narrada por este cronista señala que Mama Huaco lanzó dos varas de oro, una a Colcampata, y otra a Huaynapata. Solo la segunda consiguió clavarse en la tierra, hecho que les decidió a hacerse con el control del lugar, sin duda más fértil.

Probablemente no todas las narraciones acerca de esta mujer son estrictamente históricas. En cualquier caso, su figura legendaria se convirtió en símbolo de fuerza femenina en los Andes.

Páginas relacionadas