Sor Hipólita de Jesús. Isabel de Rocaberti

Convento de Santa Teresa (Avila)
Nacionalidad: España
Barcelona 22-1-1549 - 6-8-1624
Religiosa



Galería de obras


Comentario

Escritora mística que desarrolló su actividad literaria durante el Barroco español. Su extensa obra, de contenido espiritual, la inscribe dentro de la corriente literaria mística de la contrarreforma.

"Para que mejor se emprenda este camino de la perfección por medio de la santa oración será de mucha importancia ver quan engrandecido, y alabado es de los Santos este thesoro divino de la oración, y para que en ello pueda proceder con mas acierto me parece muy digno de ser leydo lo que a este intento refiere la V. Madre Hipolita de Jesús Religiosa que fue del Convento de los Angeles de la Ciudad de Barcelona, Principado de Cathaluiia, de la Orden de Predicadores. Murió con grande opinion de santidad a 6 de agosto del afio 1624, de su edad 73, vivió con summa continuación, y retiro dedicada a la oración, y en ella favoreciola el Cielo de tan superior intelligencia que sin averla ensenado latín, dexó trabajados, y escritos todos de su mano passados de quarenta libros de diferentes assuntos muy espirituales, repartidos en veynte y quatro tomos, que varias vezes he visto, y leydo. En todos funda siempre su dicho con dotrinas de la sagrada Escritura, y Santos Padres. Son de grande erudición y provecho para todos, y en singular para los que tratan de espiritu. En el siglo llamavase doiia Isabel de Rocaberti, Hermana que fue de Don Francisco de Rocaberti, por la gracia de Dios Visconde de Rocaberti, Conde de Peralada, Marques de Anglesola." Así escribía el sobrino de Sor Hipólita, don Juan Tomás de Rocaberti, arzobispo de Valencia, gracias al cual la autora pudo ver publicadas sus obras.

Nacida en el seno de una familia noble catalana, ingresó en el convento de Nuestra Señora de los Ángeles de la Orden de Santo Domingo, y profesó en 1565. Escritora urbana inscrita en las tradiciones literarias del Barroco, Rocaberti se muestra como una prolífica autora, contando con una voluminosa producción literaria de 24 tomos. Su producción se inscribe en el género de literatura religiosa devocional y la corriente mística contrarreformista.

Serrano y Sanz considera que su obra es farragosa y que carece, incluso, de estilo literario. Pero más allá de su influjo literario, manifestó, mediante la escritura, todavía una actividad trasgresora en la época, su reivindicación de su derecho a la cultura, a la educación y a la formación intelectual.

Páginas relacionadas