Hickey y Pellizzoni, Margarita

Portada de la primera edición de la Enciclopedia
Nacionalidad: España
Barcelona 1753 - 1793
Traductora y poetisa



Galería de obras


Comentario

Traductora y poetisa. Figura representativa del grupo de escritoras neoclásicas, traductora de Racine y de Voltaire en España.

Nació en una familia de origen noble hacia mediados del siglo XVIII. Su padre, Domingo Kickey, irlandés de Dublín, era teniente coronel de dragones. La madre, Ana Pellizzoni, natural de Milán, pertenecía a una familia de conocidos cantantes de ópera. Tuvo dos hermanos, Juan Jaime y Joaquín, los dos sirvieron en el cuerpo de guardiamarinas. Se supone que Margarita nació en Barcelona, aunque la familia fijó pronto su residencia en Madrid.

Siendo aún muy joven, contrajo matrimonio con el septuagenario Juan Antonio de Aguirre, ujier del Infante Don Luis, quien desempeñó posteriormente otros cargos cortesanos. En 1779, ya era viuda. Fue amiga y corresponsal de Garciá de la Huerta, con quien mantuvo informado durante su estancia en París en 1766 informándole de los sucesos de la corte. También mantuvo correspondencia con Montiano, Luyando y Llaguno.

Sus poesías, llenas de dramatismo, giran en torno al desengaño amoroso. Están escritas en estilo sencillo y algo prosaico, recogidas bajo el título Poesías varias sagradas, morales y profanas o amorosas, donde incluyó dos poemas épicos en elogio del Capitán General Don Pedro Cevallos.

En sus poemas, que fueron publicados bajo el seudónimo de Antonia Hernanda de la Oliva, hizo un crítico retrato de los hombres y, a su vez, una alabanza del género femenino. De los hombres decía: "Son monstruos inconsecuentes, altaneros y abatidos; humildes, si aborrecidos; si amados, irreverentes; con el favor, insolentes; desean pero no aman; en las tibiezas se inflaman; sirven para dominar; se rinden para triunfar; y a la que los honra infaman" (cit. Serrano, 1903, vol. III. P. 514). A las mujeres las pintaba "de bienes destituidas, víctimas del pundornor, censuradas con amor y sin él, desatendidas; sin cariño pretendida, por apetito buscadas, conseguidas, ultrajadas, sin aplausos la virtud, sin lauros la juventud y a la vejez despreciadas" (cit. Serrano, 1903, vol, III, p. 514)

También se dedicó a la geografía y escribió una Descripción geográfica a histórica de todo el orbe conocido hasta ahora, en versos octosílabos, que no llegó a publicarse por los informes de Antonio de Capmany, secretario perpetuo de la Real Academia de Historia, que la descalificó por completo considerando que se trataba de un "trabajo inútil e incorregible." Además de dedicarse a la poesía y la geografía, fue traductora. Tradujo del francés Adrómaca de Racine, y Zayra y Alcira de Voltaire. Su propósito era aclimatar en España el teatro francés.

Páginas relacionadas