Mena Gutiérrez, Pedro de

Parroquia de San Mateo (Lucena, Córdoba). Portada lateral de la Umbría
Nacionalidad: España
Lucena - 1794
Escultor



Galería de obras


Comentario

Nació en Lucena a principios del siglo XVIII. Poco sabemos sobre sus primeros años y nada sobre su formación. La crónica de la época nos lo presenta como "diestrísimo dibujante, excelente escultor y retablista."
Las primeras noticias sobre su trabajo son del año 1743 y nos lo presentan trabajando en Lucena para la cofradía de la O, con la que se obliga a hacer las yeserías del camarín de la Virgen. Es también a mediados de este año cuando se compromete con la Orden Tercera de San Francisco Solano de Montilla para hacer su retablo.
Nuevamente quedamos sin noticias hasta 1758; en este año y en el siguiente va a trabajar en la capilla del Cristo de la Misericordia de Lucena, haciendo el retablo del Cristo y dos imágenes para dos nichos laterales.
Es a partir de este año cuando empezamos a tener constancia de su intervención en la capilla del Sagrario de Lucena; primeramente en la ejecución de las yeserías, en las que trabajó conjuntamente con el dorador lucentino Francisco Ximénez, que se encargó del dorado y pintura. Después será en la talla de las Siete Virtudes, que adornaban exteriormente el primer cuerpo de este Sagrario.
Los encargos se iban a ir sucediendo tanto en Lucena como en la comarca. En 1759 talló el trono nuevo de la Virgen de Araceli, dentro de las obras de reforma que se llevaban a cabo en el Santuario. Más tarde, en 1762, fue a trabajar a La Rambla para la cofradía del Santísimo Sacramento de esta localidad, encargándose de la solería y la repisa de jaspe, así como de las yeserías de esta Capilla. Otra obra suya la tenemos en Puente Genil, donde en 1764, para el altar de San Miguel de la Parroquia de Nuestra Señora de la Purificación talló la imagen del titular.
Será a finales de 1765 o principios de 1766 cuando vuelva de nuevo a trabajar en el Sagrario de Lucena, encargándose esta vez de la talla del magnífico tabernáculo, así como de las imágenes que lo adornan, obra que aún no había terminado en 1767. Casi al mismo tiempo que trabaja en el Sagrario va a realizar un pequeño encargo para la cofradía de la concepción, efectuando el traslado del retablo de la iglesia nueva a la vieja en el mismo Puente Genil.
Cuatro años más tarde, en 1771, contrata lo que va a ser una de sus mejores obras: el camarín de Nuestra Señora del Rosario de Montilla. El artista se obligó con la cofradía como "maestro de arquitectura y tallista" a labrar toda "la fábrica del camarín [...] de talla, escultura y cristales [...], las puertas del Camarín, ventana y Archivo..." así como cuatro imágenes San José, San Joaquín, Santa Ana y Santa Isabel, que servirían para adornar los rincones de aquel. La obra se ajustó en 15.000 reales de vellón, pero parece que su cobro fue laborioso para el artista.
Su última obra conocida es del año 1774; Mena vuelve a trabajar nuevamente para la cofradía de la O en Lucena, esta vez en el retablo de San José en esta ermita. Después del 74 no conocemos ninguna obra suya; no obstante, hay que pensar que continuara su trabajo debido a que su buen hacer era de sobra conocido en la comarca. Pedro de Mena y Gutiérrez murió en Lucena en mayo de 1794, sin hacer testamento, siendo enterrado en San Francisco de Asís.

Páginas relacionadas