Castro, Leonardo Antonio de

Parroquia de San Mateo (Lucena, Córdoba)
Nacionalidad: España
Lucena 12-11-1656 - Lucena 1745
Pintor



Galería de obras


Comentario

Leonardo Antonio de Castro había nacido en Lucena el 12 de noviembre de 1656. Recibió las enseñanzas de pintura de D. Bernabé Ximénez de Illescas y las de la talla de Luis Sánchez de la Cruz. No se tienen noticias documentales de él hasta 1696, en que aparece como testigo del contrato del retablo mayor de San Francisco de Asís y posiblemente, el tracista del mismo.
En 1689, para la cofradía de Nuestra Señora de la O pinta la demanda de plata del santero. Años más tarde, hacia 1694, tenemos noticias de que pintó para la naciente cofradía de la Aurora una imagen de Nuestra Señora que sería titular de ella. Por estas fechas su acción ya se extendía a otros campos fuera del pictórico; así, en 1699, Castro está ya en tratos con la hermandad de Araceli para dorar el retablo de la Virgen; aunque no llegará a realizar esta obra, sí pintó y doró el camarín, lo que se deduce por un memorial que elevó solicitando el pago de sus servicios. En 1705, comienza la obra del retablo de jaspes de la capilla mayor de San Pedro Mártir de Lucena; el cual debería tener terminado en tres años; pasados los mismos, en 1708, por una escritura de distrato, Castro se desliga de la obra de este retablo cuando todavía debería estar mediado. Ya no tenemos noticia de él hasta 1715, año en que traza las dos portadas de la iglesia del Colegio de la Concepción.
"En el año 1722, proyecta la decoración de la Ermita de Nuestra Señora de Araceli (...) concierta la hechura de dos marcos de talla para ella con el dorador Aguilar, y con Francisco José Guerrero y Antonio Ribera concierta las yeserías de la bóveda, arcos, pechinas y pilastras del altar mayor (...) En 1724 enferma (...) y dicta el primero de sus testamentos (...) mas se repone pronto y pasa ya a la iglesia de San Mateo de colector de misas (...) , nos dice Ramírez de Luque en sus "Tardes divertidas...".
Debió gozar de gran predicamento en la región; así, en septiembre de 1728, lo encontramos citado en el contrato entre la cofradía de la Concepción, sita en el convento de San Francisco de Asís, y Diego Ramos para la obra del retablo de esta cofradía: tanto el retablo como las esculturas deberían tener, una vez terminadas, la aprobación de Castro: "aprobación de D. Leonardo Antonio de Castro presbítero y profesor del arte de la pintura".
En 1735 vuelve a enfermar y testamentó, pero nuevamente se repone y vuelve al trabajo. Ahora se va a encargar de lo que será su obra maestra: la capilla del Sagrario de la cofradía del Santísimo Sacramento; en 1740 comienzan las obras, encargándose de la traza de dicha capilla. A pesar de que se entrega activamente, no podrá ver terminada su obra máxima: en septiembre de 1745 dicta su último testamento por el que deja todos sus bienes para costear las obras del Sagrario de San Mateo. A los pocos días de redactar aquel, murió en Lucena Leonardo Antonio de Castro, rodeado de la estima de sus conciudadanos y gozando de gran fama en la región.

Páginas relacionadas