Rafael
Estancias Vaticanas

Expulsión de Heliodoro

Autor: Rafael
Fecha: 1511-12
Museo: Estancias Vaticanas
Características:
Estilo: Renacimiento Italiano
Material: Fresco
Copyright: (C) ARTEHISTORIA

Expulsión de Heliodoro

Comentario

La segunda de las "Stanzas" que pintó Rafael en los Palacios Vaticanos por encargo de Julio II recibe el nombre de Estancia del Heliodoro debido a este fresco que contemplamos. El destino de la sala era la audiencia papal, teniendo como temática la intervención divina a favor de la Iglesia que se relacionaría con los asuntos del pontificado de Julio II. La Misa de Bolsena, el Encuentro de Atila y León Magno y la Liberación de san Pedro completan el programa iconográfico de esta estancia en cuyo techo contemplamos cuatro episodios bíblicos. La decoración de esta sala muestra una importante ayuda de discípulos debido a los numerosos encargos que llegaban al maestro.La expulsión de Heliodoro del templo recoge un episodio del Antiguo Testamento que narra la intervención divina para arrojar de la casa de Dios a Heliodoro, ministro extranjero que había invadido la iglesia sin atender las recomendaciones del sumo sacerdote Onías, el mismo que pide la ayuda divina en la parte central de la escena. Heliodoro preside el grupo de la derecha, bajo las patas delanteras de un caballo blanco conducido por el enviado de Dios para expulsar a los invasores que en retorcidas posturas intentan abandonar el lugar. El espacio izquierdo es ocupado por la corte del papa Julio II sentado en silla de manos que contempla la escena, junto a un grupo de mujeres que buscan la protección papal y dirigen sus miradas hacia la derecha. La inclusión del grupo papal podría estar relacionada con las victorias obtenidas por el pontífice contra los franceses en 1512, reafirmando su papel de defensor de la Iglesia contra los usurpadores. Curiosamente el retrato del papa lo encontramos también en la figura de Onías.La escena se desarrolla en un interior, relacionándose con la Escuela de Atenas, aunque en este caso la iluminación ocupa un papel destacado, creando atractivos contrastes de claroscuro que los especialistas consideran como una nueva interpretación de la pintura de Leonardo. Esa intensidad lumínica que se manifiesta en la arquitectura - especialmente en las bóvedas doradas creando amenazadores reflejos - refuerza el aspecto dramático y la tensión del episodio, destacando el movimiento y la expresividad de las figuras. Los diferentes personajes se agrupan en las zonas laterales para dejar el centro vacío donde el pavimento embaldosado nos da paso al altar, creando una soberbia perspectiva. Las actitudes y gestos de las figuras nos indican la capacidad de Sanzio para narrar historias, suponiendo una interesante evolución respecto a la primera "Stanza".Se considera que los ayudantes trabajaron en esta escena apuntándose a Julio Romano para la ejecución de la zona derecha y Giovanni de Udine para las mujeres de la izquierda mientras que el propio Rafael pintaría el cortejo papal donde se han identificado los rostros de Marcantonio Raimondi y Julio Romano como los portadores.

Páginas relacionadas