Paul Cézanne
Museo de Orsay

Casa del ahorcado

Autor: Paul Cézanne
Fecha: 1872-73
Museo: Museo de Orsay
Características: 55 x 66 cm.
Estilo: Neo-Impresionismo
Material: Oleo sobre lienzo
Copyright: (C) ARTEHISTORIA

Casa del ahorcado

Comentario

En el verano de 1872 Cézanne se traslada con su familia al noroeste de París, a la localidad de Pontoise, donde trabajaría con su amigo Pissarro. Este contacto motivará un cambio en el estilo del maestro de Aix, abandonando su etapa definida por los cuadros oscuros y girando hacia el impresionismo, siempre dentro de unas líneas muy personales. Posiblemente su obra más impresionista sea esta Casa del ahorcado, pintada durante su estancia al año siguiente en Auvers-sur-Oise, pueblo en el que habitaba el doctor Gachet, posteriormente hecho famoso por el retrato que le hizo Van Gogh.
La obra está claramente bajo la influencia de Pissarro al elegir un tema tomado directamente del natural, con un color tremendamente luminoso, el aire cargado de luz gracias a las tonalidades claras y una zona de cielo limitada a apenas una franja estrecha. Sin embargo, encontramos aportaciones personales como el forzado punto de vista elegido; la forma de aplicar el color, con pequeñas pinceladas unas sobre otras con la que consigue crear cierto efecto de relieve, dotando de esta manera de monumentalidad y solidez al paisaje que representa; la estructuración del espacio en dos grandes zonas complementarias, ocupando el centro los geométricos techos que nos conducen hacia las verdes praderas del fondo; el empleo de una perspectiva tradicional; o el interés por la solidez constructiva de las formas. De esta manera, podemos apreciar como Cézanne emplea el lenguaje impresionsita en su propio beneficio, para conseguir una pintura en la que la "forma sólo alcanza su plenitud cuando el color posee su mayor riqueza".
Este magnífico lienzo fue expuesto en la primera muestra de los impresionistas, celebrada en la primavera de 1874 en el estudio del fotógrafo Nadar, en el número 35 del Boulevard des Capucines. Fue uno de los pocos cuadros que se vendieron, siendo el comprador el conde Armand Doria. Posteriormente lo adquirió Victor Choquet, formando parte de algunas exposiciones posteriores por expreso deseo del artista, lo que indica que estaba satisfecho con su trabajo.

Páginas relacionadas