Francisco de Goya y Lucientes
Colección Particular

Anunciación

Autor: Francisco de Goya y Lucientes
Fecha: 1785
Museo: Colección Particular
Características: 280 x 117 cm.
Estilo:
Material: Oleo sobre lienzo
Copyright: (C) ARTEHISTORIA

Anunciación

Comentario

La relación entre Goya y los Duques de Osuna será muy fructífera para el pintor, obteniendo un importante número de encargos de estos grandes mecenas. Serán ellos quienes introduzcan al maestro en los círculos cortesanos de Madrid, donde se relacionará con las grandes familias: los duques de Madinaceli, los de Alba, los condes de Fernán Núñez, etc. Precisamente fueron los de Medinaceli los promotores de este encargo con el tema de la Anunciación para la iglesia de los Padres Capuchinos en el convento de San Antonio del Prado en Madrid. Goya nos presenta a la Virgen María arrodillada junto a la escultórica figura del arcángel San Gabriel con las alas desplegadas. Sobre ellos se sitúa la paloma del Espíritu Santo, en el centro de los rayos de luz procedentes del cielo que sirven para iluminar la estancia. Los elementos que acompañan a María son los empleados tradicionalmente en el Barroco Español: el lirio simbolizando la virginidad de María y la cesta de labor. Sin embargo, sustituye el tradicional libro por un rollo para aludir a la cultura hebrea en el Antiguo Testamento, acentuando las grafías judaicas que aparecen en él. El ángel se sitúa como principal protagonista al ser enviado por Dios para transmitir su mensaje. La Virgen pierde en parte protagonismo, al aparecer en una sumisa actitud. La composición está muy bien estudiada por el maestro, aludiendo al Neoclasicismo imperante en Madrid debido al importante papel de Mengs: en primer plano sitúa dos escalones que nos llevan a María, cuya cabeza está a la misma altura que el ángel, siguiente punto en nuestra observación. San Gabriel señala con su dedo hacia Dios, obligándonos a elevar nuestra mirada, acentuándose la perspectiva baja empleada. De esta manera, Goya nos obliga a recorrer con nuestra mirada todas las zonas del lienzo. La luz divina es la gran protagonista de la escena al bañar toda la imagen, diluyendo los contornos de las alas. La pincelada suelta caracteriza esta delicada obra en la que destacan los tonos claros a excepción del manto azul de la Virgen que simboliza la eternidad.

Páginas relacionadas