Galería de los Uffizi

Galería de los Uffizi
Dirección: Via della Ninna 5 - 50122, Firenze
Lugar:Florencia
Ciudad: Florencia
País: Italia
Teléfono: +39 (0)55 2388651-65
Web: http://www.uffizi.firenze.it/

Obras: 137


Comentario

La Galería de los Uffizi fue creada por la familia Médici en el siglo XV. Pronto se dedicó a pinacoteca, es decir, galería de pintura, especializada en Renacimiento. Incluye obras maestras de la Historia del Arte como la Primavera de Botticelli, la Adoración de los Magos de Leonardo, el Tondo Doni de Miguel Ángel, el Tríptico Portinari de Hugo van der Goes o el retrato de León X de Rafael. La construcción respondía a las necesidades de la familia Médici. Asentada en Florencia, vivía en el llamado Palazzo Vecchio, el palacio viejo. Insuficiente para todas las actividades de estos poderosos nobles, se encargó a Giorgio Vasari, pintor y teórico del Renacimiento, la construcción de este edificio. El cliente fue Cosme I Médici, que quería ubicar en ella la sede de los oficios -uffizi en italiano- de la Magistratura del Estado. Esta dedicación es la que da nombre a la galería. El edificio está entre el Palazzo Vecchio y el Palazzo Pitti, por lo que el proyecto original se reforma para unir ambos. Francisco I, hijo de Cosme, hizo sus propias remodelaciones, otorgando a la galería un ambiente más espectacular y escenográfico que práctico. De resultas de las modificaciones, en 1574, a la muerte de Vasari, el edificio aún no se había terminado, por lo que se llamó a Alfonso Parigi y Bernardo Buontalenti para rematarlo. Éste último fue el autor de la preciosa Puerta de las Súplicas. Inaugurado al fin en 1581, todos los eruditos e intelectuales de la época lo citan elogiosamente por su modernidad y audacia. Su programa constructivo responde a todas las expectativas clasicistas en boga; la decoración va más allá y se decanta por las novedosas tendencias manieristas, con frescos del pintor Alessandro Allori que alegorizan los hechos de la familia Médici. La organización sigue criterios culturales: ya dedicada a galería de arte, conserva funciones de la Magistratura sin embargo. En el brazo oriental, en el primer piso, se encontraba el Teatro Mediceo, que hoy se ha transformado en el Gabinete de Dibujos y Estampas. El Teatro se construyó en 1585, poco después de la inauguración, como la Loggia dei Lanzi, de 1583, un jardín interno. En el brazo oeste, las estancias que albergaban las fábricas y talleres de porcelanas, orfebrerías y piedras duras al servicio del Gran Duque de Toscana, título que se concedió a los Médici. El espacio, empero, no tardó en quedarse nuevamente pequeño; así, el Gran Duque Fernando II y su hermano, el cardenal Leopoldo Médici, duplicaron la galería y abrieron nuevas salas de arte, en detrimento del espacio dedicado a las oficinas. Esta reforma, llevada a cabo a mediados del siglo XVII, hizo que se creara la Galería de los Autorretratos, por impulso de Leopoldo, ubicada en los corredores de unión con el Palazzo Pitti. Respecto a la historia de la colección, ésta se inicia con los fondos de la familia Médici, que eran extremadamente buenos. Los primeros añadidos de calidad fueron hechos por Cosme II Médici, de cuyas adquisiciones destaca la Adoración de Correggio. Don Antonio de Médici entregó el Tríptico pintado por Mantegna, la Gran Duquesa Victoria en 1631 aportó obras como un retrato de Piero della Francesa, el Autorretrato de Rafael, la Venus reclinada de Tiziano y un par de retratos del mismo. En 1635 entró el Tondo Doni en la colección y en 1639 la Huida a Egipto del Correggio. Cosme III, gobernante desde 1670, consiguió el retrato del rabino Morteyra de Rembrandt y la Adoración de Leonardo. Su hijo Fernando, que gobernó hasta 1713, adquirió la famosa Madonna de las Arpías de Andrea del Sarto. Como puede intuirse a través de estos ejemplos, la colección prima el Bajo Renacimiento o Cinquecento y el Manierismo. A partir de 1780, la colección se reordenó según criterios de los iluministas neoclásicos: por escuelas pictóricas, con preeminencia para la italiana. De este momento son las novedades como la Flora de Tiziano, la Alegoría de Bellini o la Epifanía de Durero. Durante el siglo XIX hubo pocas adquisiciones y durante el XX se vivió un momento crítico, con motivo de las guerras mundiales, especialmente la Segunda, que ocasionó graves daños a la Galería. Tras la contienda se introdujo en las salas el Cristo de Cimabue, procedente de la iglesia de la Santa Croce. El último avatar sufrido por esta pinacoteca fundamental fue un terrible incendio en la década de 1990 que provocó daños en varias obras y salas que hubieron de ser restauradas a fondo, sin olvidarnos del coche bomba que en 1993 se estrella contra una de las alas del Palazzo, destruyendo más de 30 obras de arte, destrozando una torre con archivos y provocando varias víctimas.
Las Escuelas que encuentran representación en la galería son en su mayor parte italianas. Las obras más antiguas, del Trecento, son por orden de importancia la Madona Rucellai de Duccio, la Madona d'Ognissanti de Giotto, la delicadísima Anunciación de Simone Martini o una sofisticada y cortesana Adoración de los Magos pintada sobre tabla por Gentile da Fabriano. En el Quattrocento están representados los más grandes maestros. Tenemos ocasión de contemplar una de las tres versiones de la Batalla de San Romano de Paolo Ucello, la Virgen con Niño y dos ángeles de Fra Filippo Lippi, la pareja de retratos de los duques de Montefeltro, de Piero della Francesca. Además, una extensa colección de pinturas de Botticelli incluye la Primavera, la Virgen del Magnificat y el Nacimiento de Venus, obras conocidas en todo el mundo. La colección de grandes genios del Cinquecento se inaugura con cuadros de Leonardo y Miguel Ángel, así como de Rafael, por ejemplo, la Madona del Jilguero o el retrato de León X. De Tiziano queda mencionar la Venus de Urbino, que se suma a otras obras ya mencionadas. En pleno Manierismo, la obra por excelencia sería la Madonna del Cuello Largo, pintada por Parmigianino, una de las estrellas de este movimiento. Terminamos el repaso a la pintura italiana con un ejemplo barroco, el Baco joven de Caravaggio. Otras Escuelas están menos representadas. Destaca la centroeuropea, con obras flamencas como el Tríptico Portinari, o alemanas, como la pareja Adán y Eva de Lucas Cranach el viejo. Del Barroco, el retrato de Isabella Brandt, por Rubens. También hay tres estupendos autorretratos de Rembrandt, con los cuales finalizamos este repaso a los tesoros de la colección de los Uffizi.

Páginas relacionadas