Gótico Italiano

Gótico Italiano
Fechas: 1.180 - 1.380

Obras: 32


Comentario

El Gótico Italiano corresponde a los siglos XIII y XIV, denominados respectivamente Duocento y Trecento. Se origina al norte de la península italiana: Florencia, Asís, Parma, Pescia y otras poblaciones constituyen los núcleos activos donde tiene lugar un estilo nuevo, alejado de las premisas del Gótico en Europa. Este nuevo estilo se basa en la recreación sobre artificios de captación espacial y ordenamiento geométrico que arrancan del arte de la Antigüedad clásica y que nunca se abandonaron del todo en estas regiones.La temática sigue siendo religiosa en su mayoría, pero es en estos momentos cuando aparece una tendencia nueva que va a recrearse en la vida cotidiana de los ciudadanos de las repúblicas mercantiles italianas. Así, en el fresco llamado Abrazo en la Puerta Dorada, de Giotto se aprecia cómo la ciudad reproduce la arquitectura mediterránea, colorista y torreada, de la Italia del momento. Del mismo modo, los personajes visten ropajes contemporáneos a los príncipes y comerciantes del siglo XIV. Las ciudades son representadas por órganos colegiados de notables y clero, y pretenden sentar las bases de la convivencia y el poderío económico: Venecia, Florencia, Milán, etc., encargan obras y frescos que representen las legislaciones, derechos y virtudes de la nueva forma política del estado-polis.Sus más importantes pintores trabajan sobre tabla y al fresco. Las provincias más orientales reciben la influencia del arte bizantino, en pleno esplendor, y a las obras producidas bajo este influjo se las señala como pintadas a la "manera grecca", influencia fácilmente rastreable en Roma, Venecia y Sicilia. Aparte de esta escuela de influencia oriental, otros focos importantes fueron Siena y Florencia, con sendas escuelas pictóricas de enorme valor.Algunos logros técnicos, como la introducción del óleo, aún imperfecto, la plasmación de la perspectiva en caja, que anuncia la perspectiva geométrica, la prolongación visual en puntos de fuga, aún inconexos, son los precedentes inmediatos de la perfección científica del período inmediatamente consecuente en Italia. El Gótico Italiano tuvo además influencia en zonas adyacentes, como pudieron ser las islas del Mediterráneo, bajo dominio aragonés, y Cataluña y Valencia, en las costas levantinas, es decir sobre el Gótico Español.

Páginas relacionadas