El calendario musulmán

Página de un tratado astrológico musulmán
Época: Islam
Inicio: Año 610
Fin: Año 2003


(C) ARTEHISTORIA



Comentario

El calendario musulmán tiene su origen en el mes de septiembre del año 622 cristiano, cuando se produce la hégira o huida de Muhammad y sus seguidores desde La Meca a Medina. 15 años más tarde, en 637, Umar, califa sucesor de Muhammad, estableció en la hégira el inicio del calendario islámico, decidiendo que comenzara el primer día del año lunar, es decir, hacia el 15/16 de julio de 622, cuando se produjo la ruptura entre los primeros musulmanes y sus enemigos de La Meca. Por este motivo el calendario musulmán es un calendario lunar, lo que implica un retraso de unos once días anuales con respecto al calendario solar. Sin embargo esta forma de computar el tiempo tiene un origen preislámico, cuando se usaba un calendario lunisolar de doce meses por año, alternando 29 y 30 días.Igual que los judíos, cada dos o tres años era intercalado un mes adicional para no acentuar la diferencia con el paso de las estaciones. Muhammad transformó este sistema prohibiendo intercalar meses, dejando el calendario islámico en tan solo lunar e integrado por doce meses. Al mismo tiempo, fueron añadidos 11 días cada 30 años, de tal forma que el ciclo queda compuesto por 19 años de 354 días y 11 de 355, llamados años abundantes.
Actualmente, en los países musulmanes conviven el calendario tradicional y el occidental -33 años civiles gregorianos equivalen a 34 islámicos-, aunque el primero ha quedado relegado a un uso religioso.
Al tratarse de un calendario lunar, cada mes es móvil y recorre todas las estaciones solares. El inicio de los días se computa desde la puesta del Sol. Los meses son:
Muharram, Safar, Rabiu l-awwal, Rabiu l-ahir, Gumada l-ula, Gumada l-ahirah, Ragab, Saban, Ramadan, Sawwal, Du l-qadah y Duh l-higgah.
El primer día de la semana es el domingo, concluyendo, pues, el sábado. El día más importante es el viernes, día de reunión de los fieles en la mezquita principal para hacer la oración conjunta. A pesar de esto, no es un día no laborable, pues para el Corán Dios no se cansó durante la Creación, por lo que no hay un día de descanso preceptivo. Sin embargo, por influencia occidental generalmente se acepta la existencia del domingo como día de reposo general.

Imágenes

Astrolabio de Muhammad al-Naqqas Las siete estrellas de la Osa Mayor. Ilustración safávida Ilustración de La maravilla de la creación, de al-Qazwini. Cálculo de eclipses