Los hadices

Maqamas de al-Hariri. Abu Zaid en la mezquita de Samarcanda
Época: Islam
Inicio: Año 610
Fin: Año 2003

Antecedente:
La religión islámica

(C) ARTEHISTORIA



Comentario

Junto al Corán, los hadices son la principal fuente del pensamiento religioso y legal islámico. Tras la muerte de Muhammad, su vida y sus palabras comenzaron a ser recopiladas, siendo consideradas un ejemplo para toda la comunidad. Estos dichos y hechos del Profeta, conocidos como sunna, fueron compilados en una serie de relatos llamados hadiz, siendo a partir de entonces una guía para la interpretación del Corán, utilizada por los ulema o eruditos religiosos.
Cada uno de los hadiz está precedido por el listado de quienes transmitieron el relato, pudiendo remontarse a Muhammad o a algunos de sus discípulos.
El periodo más importante para la recuperación de los hadices fue el comprendido entre los años finales del siglo VIII y los comienzos del IX. A comienzos de la Edad Media comenzaron a ser estudiados con mayor profundidad, suscitando su interpretación fuertes controversias, pues algunos de ellos eran contradictorios o reflejaban posturas doctrinales posteriores al Profeta.
Tanto sunnitas como chiitas se ocuparon de los hadices. Los primeros son los responsables de un numeroso conjunto de hadices, que son la fuente de un amplio conjunto de leyes e interpretaciones del Corán. Existen cuatro colecciones de hadices que son fundamentales para el chiismo, siendo la más importante de la al-Kulayni (siglo X).
Los sunnitas, la comunidad islámica más extendida, publicaron a partir del 850 diversas colecciones críticas de los hadices tradicionales, siendo las más respetadas las de al-Bukhari y de Muslim ibn al-Hajjaj.
Además de los hadices, aunque a un menor nivel de importancia, los textos sobre la vida del Profeta han servido también como ejemplo de conducta para la comunidad. Las biografías de Muhammad forman un género llamado sira, siendo la más importante la escrita por Muhammad ibn Ishaq (siglo VIII), la primera de las realizadas. Existen también numerosos relatos populares, que incluyen canciones y poemas escritos para conmemorar el nacimiento el profeta (mawlid al-nabi).

Imágenes

Ilustración del Jardín de rosas de los religiosos. Santo en el pabellón