Nacimiento y juventud de Gaudí

Antonio Gaudí


Comentario

Nace Antoni-Placid-Guillem Gaudí el miércoles 25 de junio de 1852, a las nueve y media de la mañana, en el Camp de Tarragona. Quizás sea mejor citar así la comarca y omitir deliberadamente el punto exacto, pues no se trata de enfrentar de nuevo a Reus con Mas de la Calderera de Riudoms, localidades que han venido disputándose el nacimiento de este catalán universal, sobre todo desde que Rafols, su primer biógrafo, cambiara inesperadamente la reconocida de siempre Reus ("Gaudí". Barcelona,1929) por Riudoms ("Diccionario de Artistas de Cataluña". Barcelona,1951; "Gaudí". Barcelona,1952). Desde antes incluso, han sido muchas las personas que han afirmado saber o haber oído del propio Gaudí decir que era de Reus unas veces, o de Riudoms otras. De este modo, al no mencionarse el lugar de nacimiento en la inscripción del libro de bautismos de San Pedro de Reus y no existiendo todavía Registro Civil, debemos acaso basamos en los propios datos manuscritos como, por ejemplo, documentos académicos, escrituras notariales y en el mismo testamento (6-VI-1911), donde aparece Reus; o, por el contrario, en acopio de pruebas ("La verdad sobre Gaudí. Conjunto de pruebas que revalidan el hecho histórico del nacimiento de Gaudí en el "Mas de la Calderera", de Riudoms". Riudoms,1960) y en declaraciones sinceras también a favor de Riudoms ("Carta". Barcelona,1969, de Joan Bergós al arquitecto Carlos Flores: "Gaudí, Jujol y el modernismo catalán". Madrid, 1982. Vol. I. Pág. 361).
Antoni Gaudí i Cornet (1852-1926) era el menor de los cinco hijos de Francesc Gaudí i Serra (cuya familia procedía de Auvernia) y de Antonia Cornet i Bertrán (cuya familia procedía de la Conca de Barberà). Hasta cuatro generaciones de caldereros se han podido detectar entre sus antepasados, circunstancia normal en la zona y que pasaría desapercibida de no ser por la insistencia en relacionar su concepción de una arquitectura tridimensional y escultórica posterior, con las formas helicoidales y alabeadas de las calderas vistas en el taller de su padre cuando era niño.
Su infancia estuvo marcada por un reumatismo congénito que retrasó su ingreso en la escuela, aunque no le impidió un normal desarrollo físico. Sus primeros estudios, alternados con estancias en el Camp de Tarragona, los realiza en Reus. A los once años ingresa en el Colegio de los Escolapios (posteriormente Instituto de Enseñanza Media), donde suspende asignaturas con frecuencia, aprobando finalmente Elementos de Física e Historia Natural como alumno libre en el Instituto de Enseñanza Media de Barcelona (Curso 1868-1869). Sin embargo, el aprendizaje con los Escolapios -según reconoció en vida- le sirve para iniciarse en el Oficio Parvo de la Virgen, la teología cristológica, los salmos latinos y la liturgia que luego desarrollará al concebir su idea nueva para el Templo de la Sagrada Familia. Pero el primer contacto significativo que Gaudí tiene con la arquitectura es cuando participa, con quienes habían sido sus compañeros de bachillerato Eduardo Toda Güell (luego diplomático) y José Ribera Sans (luego médico), en un Proyecto de Restauración del Monasterio de Poblet (1870, Archivo de Poblet), entonces en ruinas. Consta de una memoria y una planta calcada de la Guía de Poblet de Bofarull, escrita y anotada por Toda. Al ser copartícipe de este proyecto de juventud (colaborando además con un primerizo dibujo del Escudo de Poblet), podría percibirse entonces a un Gaudí de espíritu impetuoso y preocupado por los necesitados. Es decir, recordando incluso las utopías de Robert Owen (1771-1858) y Charles Fourier (1772-1873), se trataba de convertir las ruinas en un falansterio, institución o edificio comunitario, incluidos servicios comunes, con el fin de mejorar la vida del proletariado suburbial maltratado por la Revolución Industrial.

Imágenes

Casa Batlló (Barcelona) Colonia Güell (Santa Coloma de Cervelló). Cripta