Culto y liturgia ortodoxos

Emperador y patriarca rodeados de sus cortes
Época: Cristianismo
Inicio: Año 1000
Fin: Año 2000


(C) ARTEHISTORIA



Comentario

El culto cristiano ortodoxo presenta algunos rasgos específicos. Los ortodoxos consideran una herejía la proposición cristiana de que el Espíritu Santo, además de proceder de Dios padre, lo haga también de Jesucristo. También se muestran en contra del dogma católico referente a la infalibilidad del Papa, pues para ellos, es sólo un hombre y, por tanto, no infalible, siendo la infalibilidad sólo exclusiva de los Concilios Ecuménicos de la Iglesia.
El dogma católico de la Inmaculada Concepción es también rebatido por los ortodoxos, quienes niegan que la Virgen naciera libre del pecado original. Desmienten también la existencia del Purgatorio, postulando que no existen juicios particulares después de la muerte, por lo que no tienen sentido las indulgencias.
En cuanto a los ritos, el culto ortodoxo establece que los niños deben ser bautizados sumergiéndose en la pila bautismal. Para la Iglesia ortodoxa no existe la Primera Comunión, mientras que la Comunión es realizada con pan y vino y en ella se evoca al Espíritu Santo.
Los sacerdotes ortodoxos pueden contraer matrimonio, aunque, si lo hacen, no podrán llegar a ser obispos. La misa sólo puede ser celebrada una vez al día en el mismo altar.
La lengua litúrgica es la llamada Arjaísusa, la lengua a la que se tradujeron los Evangelios -que estaban escritos en arameo- en el siglo I o II. En las iglesias no existen tallas ni estatuas, habiendo en su lugar iconos. Por último, los fieles ortodoxos se santiguan de derecha a izquierda.

Imágenes

Cristo recibe presentes del emperador Constantino Monómaco y su esposa Teotokos entre Juan II y la emperatriz Irene